Páginas vistas en total

sábado, 7 de diciembre de 2013

Hinojo, Buenos Aires, Argentina

Hinojo se funda como colonia agrícola junto con la llegada del ferrocarril en 1887, Ángel Bardi fue su fundador y años después su desarrollo es impulsado por la explotación minera y el transporte del producto de esa explotación.
Las vías están concesionadas a la empresa Ferrosur Roca, encargada del transporte de la producción de piedra, cal y cemento, producidas por las canteras y la empresa Loma Negra, propiedad de la familia Fortabat.
Una hermosa arquitectura en ladrillos domina la zona próxima a la estación, precisamente en una población tan vinculada a la industria de la piedra, seguramente ésta se liga a la colonización alemana e italiana que se instaló en la región.
Frente a la plaza principal, inaugurada en 1944 y que recuerda como tantas otras al Libertador José de San Martín se ubica la iglesia de Nuestra Señora de Asunción, la bendición del templo tuvo lugar el 24 de setiembre de 1933, fue construída por los hermanos Giantonassi, sobre un terreno donado por los hermanos Olivetto, de estilo romántico con una sola torre y dos campanas. Consta de un altar labrado en mármol de Carrara y bellos vitrales.
 Charlo con su cuidador, un correntino encargado del mantenimiento, muy preocupado por restaurar el reloj, una compleja máquina alemana y por detener el avance de las palomas, bellos animalitos del Señor que ensucian y cada tanto atacan a los fieles aún dentro del templo, sus métodos para disminuir los riesgos colombófilos son entre inconfesables e incontables, por lo tanto me llevaré sus secretos a la tumba, tal como le prometí.
Me vuelvo para Olavarría en el Ola Bus, camino nuevamente hasta la estación y como una saludable costumbre me cruzo con otro tren, la jornada continuaría con la visita a otros tres pueblos serranos y con una vuelta por la ciudad, tiempo falta, ganas sobran.

1 comentario:

  1. Muy lindas fotos. Estuve hace años por la zona. Me gustaría volver.

    ResponderEliminar