Páginas vistas en total

domingo, 1 de diciembre de 2013

Chasicó, Buenos Aires, Argentina

Todo viaje tiene un porqué y éste no es la excepción. Sergio, representa en buena parte del país a una empresa que fabrica componentes electrónicos para el automotor, Sergio vive en Bahía Blanca, y durante una de las tantas visitas que nos realiza con fines comerciales, una vez le pregunté si sabía como se podía llegar a López Lecube.
-Yo me crié en López Lecube, nací en Felipe Solá, pero iba todas las semanas a jugar allá
-Que bueno, yo tengo intenciones de visitar la iglesia, esa que está solita en el medio del campo.
-Sí, yo conozco a quién tiene las llaves, la de asados que compartimos, hacé una cosa, venite para el fin de semana largo, yo combino con él, la vemos y de paso te muestro otros pueblitos todavía más chiquitos, querés
-Y daaaaleeee!
Día seis por la tarde, calor, mucho calor, RN 35 rumbo a La Pampa, curvas, subidas y bajadas que repiten en miniatura el sistema de la Ventana, mucho verde, algo poco frecuente en la árida geografía del sudoeste bonaerense, desvío pavimentado y el primer pueblo que se asoma.
Un verde poco frecuente y al final una pampa desértica
Chasicó se ubica en el partido de Tornquist, posee 203 habitantes, cerca se encuentra una famosa laguna buscada por los pescadores. Chasicó tiene una estación con vida, un hotel abandonado, una avenida desierta con casas largas, gente que no tiene motivos para estar fuera de sus hogares con semejante calor, una cooperativa, un surtidor, un museo arqueológico privado y seguramente secretos que hoy no descubriré.
Salimos del pueblo, cruzamos las vías y entramos a la tierra que no nos abandonará hasta el final del recorrido, unos silos aplastados hablan de cierto clima feroz, es una geografía dura esta del sudoeste, calor bastante extremo, viento bastante extremo, sequías bastantes extremas, frío durante el invierno, quizás ese sea el motivo del vacío poblacional que sufre, pero eso también le da la belleza, una belleza hoy teñida de verde por las lluvias que cíclicamente vuelven cada seis o siete años, alguna de ellas como no podía ser de otra manera, extremas.

6 comentarios:

  1. Muy linda tu nota sobre Chasicó. Me encantó la descripción que haces del pueblo , de su clima , de sus construcciones y de su gente.Con mi familia hemos comprado el Hotel del pueblo con intención de re-abrirlo. Dios quiera que la proxima vez que pases por Chasicó podamos hospedarte u al menos podamos ofrecerte un espacio agradable para estar al menos algo mas que de paso.Un cordial saludo. Viviana C. de Sallaberry

    ResponderEliminar
  2. Que linda noticia!, Chasicó en reconocida por su laguna y su pesca así que el Hotel podría ser una excelente alternativa para quienes andan pescando por la zona, también para viajantes, promesantes y algún que otro aventurero que se atreva a estos caminos sureños.
    Toda la buena estrella para Ustedes y quizás algún día llegue para hospedarme o para tomar una cervecita helada en medio de una calurosa tarde de verano.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Chasico mi querido pueblo, muy lindo relato pero hay tanto mas por contar, por conocer por fotografiar.
    Muchas instituciones que trabajan arduamente por el futuro de los chicos y porque este pueblo no muera.

    ResponderEliminar
  4. Seguramente y ese siempre resulta ser el problema de andar eternamente de paso, nunca hay tiempo para adentrarse en la trama que le da vida a una comunidad, visitar instituciones, charlar con quienes trabajan por mantener al pueblo con vida, hablar no tanto del pasado si no del presente y sobre todo del futuro, proyectar y dejar que hablen los hacedores y los soñadores,
    El espacio del blog es tuyo si querés contar que haces, que se está haciendo, como ves el futuro de Chasicó y el de la región circundante, el interés por visibilizar pueblos es también visibilizar a su gente y si el medio sirve, bárbaro!
    Saludos y gracias!

    ResponderEliminar
  5. vivi en Chasico los 5 primeros años de mi vida, nos fuimos con mi familia de alli en 1951/52, mi viejo era el Capataz de la cuadrilla de Vias y Obras del FF.CC., recuerdo la carniceria frente a casa de un Sr. Gianotti o algo parecido, las fiestas/bailes que se hacian en los galpones del FF.CC., la escuela donde concurria de oyente ya que no tenia la edad necesaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, gran aporte me has hecho, me imagino todo el trabajo y responsabilidad que tendría tu Padre ya que los primeros años de la década del cincuenta fueron los de mayor apogeo en la historia de los ferrocarriles.
      Muchas gracias por la información.
      Abrazo!!!!

      Eliminar