Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2011

Paisajes entre el Matadero y la Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Son más o menos dos kilómetros flanqueados por agua y lo que quedó de una frondosa alrboleda hoy convertida en una trágica sucesión de esqueletos secos por la sal, comienza a percibirse un olor a mar que me acompañará durante todo el recorrido por la villa, aroma similar al de los puertos del N chileno, vaya uno a saber porqué. El pavimento aparece y desaparece, las grietas son heridas que jamás cicatrizarán, la vida la devuelven los centenares de pájaros que ante la ausencia humana han hecho del lugar su recinto, ese acto profundiza las sensaciones contradictorias que provoca Epecuén, en donde la nueva vida parecería resurgir con una belleza extra en medio de tanta muerte.

domingo, 30 de octubre de 2011

Cinco fotos para una historia, El Matadero de Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina


A causa del agua llegada a traves del recientemente construido Canal Ameghino, en 1985 la laguna Epecuén tenía un nivel de siete metros por encima de la Villa Laguna Epecuén, un conocido balneario termal de la época. En plena temporada turística, el terraplén que contenía el agua cedió e inundó la ciudad de agua salada. Recién hoy el nivel de le la laguna bajo lo suficiente para permitir ver los restos de los pocos edificios que quedaron en pie. Entre ellos se destaca este matadero hecho por Francisco Salamone en la década del 30, éste Ingeniero y Arquitecto italiano desarrolló su trabajo durante la década mencionada y los cuarenta, produciendo obra pública con un marcado estilo art-decó, racionalista, modernista y futurista, vanguardismos que en dicho período fueron tomados por regímenes que dotaban a la arquitectura de una noción propagandística que reafirmaba el carácter fuerte de un estado que necesitaba mostrar su poder, Salamone contribuyó a la perfección con ese mandato dotando a los pueblos del sur de la Provincia de Buenos Aires con obras que resaltaban la idea de un estado moderno, poderoso y futurista.

La defensa del Rey, Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

El Matadero tras los árboles descalzos, Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Llegando a la primera línea de árboles, y casi en forma de semi círculo se hallan éstos con sus raíces expuestas como patas adaptadas para desplazarse en busca de agua dulce, el bien más preciado del reino surreal

El Matadero tras la guardia imperial, Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Una aproximación al edificio de Salamone tapado tras un ejército de árboles surrealistas genera un sentimiento de asombro y fascinación, por el entorno, por la obra y por el estado alcanzado luego de su inmersión allá por el 1985, sólo como un emperador rodeado de una guardia imperial, que lo esconde tras sus trazos desgarrados, aparece el edificio art-decó, del que sólo su torre y su impresionante palabra matadero se salvaron de la terrible inundación.

Lac de la danse, camino a Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Danza entre frágil y macabra ofrecida por los árboles secos por la sal, junto al recuperado de las aguas camino de Carhué a la Villa pasando por el Matadero

jueves, 27 de octubre de 2011

Camino al cementerio, Carhué, Buenos Aires, Argentina

Ya bordeando la laguna se abre ante mí éste camino, avanzo dudando, ya que a mi derecha se abre otro más profundo, de todas maneras, la villa de halla 8km adelante, pero por donde?, un barro hediondo denuncia la presencia de un agua salada que lo cubrió todo, un brillo de mar, una bruma lejana. sombras difusas, árboles esqueletos que aún reflejan dolor, todo se torna un poco confuso y la ansiedad de avanzar por el camino correcto me invade completamente, me decido por la otra traza y avanzo por entre las aguas que depronto...

Playa de Carhué, un primer acercamiento a Epecuén, Buenos Aires, Argentina

La ancha calle me depositó en la playa de Carhué a orillas de la descontrolada Laguna de Epecuén, una larga hilera de árboles dibujados con trazo grueso, desnudos, desprovistos, secos por la sal, se tornan presagiantes de lo que va a venir, mientras tanto al final de éste corredor se ubica un Cristo réplica de una obra de Salamone, segundo de contemplación y a buscar el camino que resurgió de las entrañas de la laguna y que comunica Carhué con el matadero y la villa de Epecuén.

Monumentos, Carhué, Buenos Aires, Argentina

En este juego de doble imágen propongo dos monumentos, uno con una carga significante universalmente reconocida, un personaje valiente dispuesto a arriesgar su vida por el prójimo en condiciones límites, el otro Nicolás Levalle, fundador de Carhué, un personaje valiente dispuesto a arriesgar su vida por?, por? en condiciones límites.

Futurismo nacional, Municipalidad de Adolfo Alsina, Carhué, Buenos Aires, Argentina

La torre del palacio municipal de Valentín Alsina sito en la ciudad de Carhué, obra del Arquitecto-Ingeniero Francisco Salamone, se inaugura el 3 de diciembre de 1938, combinando el art-decó con el funcionalismo y el futurismo italiano de Marinetti

miércoles, 26 de octubre de 2011

Amor pampeano, Laguna Don Tomás, Santa Rosa, Argentina

En verdad el sitio que ocupaban los enamorados era el mejor lugar para retratar la puesta de sol tras el lago, aguardé por si decidían irse al momento del crepúsculo, pero no, podemos entonces decretar el triunfo para éste amor pampeano, mientras que quién escribe, saludó sin ser visto y transladó su osamenta más allá del paraíso.

martes, 25 de octubre de 2011

La tarde de oro, Laguna Don Tomás, Santa Rosa, La Pampa, Argentina

Luego de recorrer durante todo el día, la Reserva Luro, Naico, Cachirulo y Toay, una buena manera de terminar una hermosa y soleada jornada era dirigirme hacia la Laguna Don Tomás ubicada a 10 cuadras de la Plaza San Martín, ante mí se abrió un paseo agradable ideal para contemplar el atardecer tras el espejo de agua, manso y tranquilo caminé por la orilla siguiendo el movimiento del sol, buscando el sitio justo para retratar tan magno evento, evento negado para quienes nos oprimimos voluntariamente tras el triste decorado de grises edificaciones.

La torre y el caldén, Fortín Toay, La Pampa, Argentina

En 1882 se reconoce el lugar llamándose Fortín Toay, originado en las fuerzas militares de Ernesto Rodriguez, fundador de Victorica, que erigió en el sitio conocido como El Triángulo el fortín que vemos mimetizado con el caldén, constituyéndose posteriormente una guarnición, asumiendo el carácter de "esquina" con posta y pulpería, llamada en éste caso allá por el 1889, "de la Esquina Vieja". Vale la pena el adentrarse en la historia de la conquista y el avance sobre los dominios del hereje, justamente en tiempos en los que hemos tomado como sociedad conciencia sobre el genocidio ocurrido durante la última dictadura militar.

lunes, 24 de octubre de 2011

Cachirulou Station, La Pampa, Argentina

Que dominio del english, un toque cool para un lugar sacado de una peli de cowboys, la estación, dos casas, un desarmadero con reliquias y un cementerio con tres tumbas, todo entrelazado por el camino más polvoriento de la pampas todas.

Próxima parada, Cachirulo, La Pampa, Argentina

Una ruta señalizada ordena el itinerario, ahora sí rumbo al Cachirulo, serán 21km de tierra fina con harto pozo que seguramente quedó del último Dakar, ya que no creo que alguien se haya tomado el trabajo de reparar una ruta que lleva a sitios casi despoblados (no se olviden de las dos gallinitas).

Todavía los estoy buscando, Naico. La Pampa, Argentina

Viejos indicadores que promocionan lugares abandonados, destruídos e inexistentes, todo es coincidente con ese halo fantasmal que gira alrededor del pueblito, ideal para la construcción de relatos de suspenso o terror.

domingo, 23 de octubre de 2011

Igelsia cerrada, ya no quedan almas en el pueblo, Naico, La Pampa, Argentina

La capilla también tiene su interior destruído, nada sacando el ámbito de la pequeña estación queda en pié,
Seguiré rumbo a Cachirulo distante 15km al N por un camino señalizado, utilizado por el Dakar en una de sus etapas.

El tono óxido abandono invade al pueblo fantasma, Naico, La Pampa, Argentina

Hamaca doble, en lo que fuera la plaza frente a la estación, ya nadie juega ahí, por lo menos nadie visible, por lo menos nadie con apariencia humana, intuyo que habrá gente usurpando la estación ya que dos gallinitas deambulaban por el territorio que alguna vez ocuparon las vías, sólo dos gallinitas, y si el pueblo estuviera ocupado solamente por gallini..., bueno si Isaac Asimov viviera por ahí me ayudaba a develar los misterios que plantea Naico

Las hamacas que se mecen solas, Naico, La Pampa, Argentina

Desde la RN35 son unos 20km, polvorientos, sin información alguna sobre hacia donde se dirije el camino, con cerradas curvas a 90º que desorientan, en medio de un paisaje pampeano dominado por pequeñas lomas, verdes y ocres. Cuando uno comienza a pensar que el camino no era el correcto aparecen tras una curvas, construcciones algunas por el piso, otras semi destruídas, otras enteras pero congeladas en el tiempo, Naico estaba delante mío con la estación, la plaza, la iglesia y la nada.
Bajo con cierto grado de excitación por tanto para ver, pero no es el ver si no el oir lo primero que me perturba, hamacas que se mecen solas como impulsadas por la fuerza de un viento inexistente que despiden sonidos de golpeteos metálicos que no se condicen con la realidad, no hay viento, no hay gente, hay pequeños movimientos y sonidos de cadenas golpeándose, son las 10 de la mañana y no desayuno con ginebra.

Entre caldenes, Reserva Provincial Parque Luro, La Pampa, Argentina

El parque contiene la reserva de caldén más grande del mundo, caminar bajo ese entramado muy fino de ramas grisáceas se convierte en algo muy placentero, más auún si entre el bosque cercano transita sin demasiado recelo una manada de ciervos colorados.

El Castillo, Reserva Provincial Parque Luro, La Pampa, Argentina

Después de la "conquista del desierto" Ataliva Roca, recibe como premio 180000hs de tierras en donde predomina el monte de caldén, éste reparte en vida el predio entre sus hijos correspondiéndole a su hija Arminda casada con el médico Pedro Luro 23700hs. La pareja decide conformar un coto de caza llamado Establecimiento San Huberto, que se convirtió en el más grande del mundo.
Aparte del edificio que en su remodelación perdió el esperítu Belle Epoque que lo caracterizaba se pueden disfrutar, el Museo San Huberto, el Tambo Modelo, el Tanque del Millón, el Museo El Caserío, senderos por zonas de bosque, médanos y laguna, y entre marzo y abril disfrutar de uno de los espectáculos naturales más impresionantes que nos regala la fauna del lugar, la época de celo del ciervo (temporada de brama), durante éste período los machos dominantes pelearán para conformar su harén para luego aparearse emitiendo esos sonidos característicos que te congelan la sangre

jueves, 20 de octubre de 2011

Y si jugamos a las estuatas?, Parque Luro, La Pampa, Argentina

Las estatuas que hace más de setenta años se enfrentan delante de la casona del parque, hoy Reserva Provincial, en entradas posteriores comentaré sobre el mismo ya que me pareció un sitio excelente para conocer y disfrutar por todo lo que ofrece, entre ello el poder toparse con una manada de ciervos colorados bajo un profuso bosque de caldén. 

martes, 18 de octubre de 2011

Honestidad brutal, Estación de FC, Santa Rosa, La Pampa, Argentina

La estación se encuentra en buen estado de conservación puesto que contiene oficinas gubernamentales, pero como se lee parte de la comunidad reclama a quién quiera hacer algo la vuelta del tren, motivos no faltan, algunos con carácter tragicómico pero que denotan una brutal honestidad.

La catedral de los 14 hexágonos, Santa Rosa, La Pampa, Argentina

Para una ciudad que contiene edificios oficiales "modernos", ésta es una catedral posible, una fachada retirada compuesta por 14 hexágonos que simbolizan a los 12 apóstoles más Cristo y María, un campanario al tono de la obra y un frente vidriado que permite desde la calle seguir lo que va ocurriendo dentro.

lunes, 17 de octubre de 2011

Palacio de Correos, Santa Rosa, La Pampa, Argentina

Otra muestra de brutalismo racionalista, la cruda fachada del palacio de correos.

Con un aire corbuseriano, Centro Cívico, Santa Rosa, La Pampa, Argentina

Obra del arquitecto Clorindo Testa terminada en 1975 desarrolla ideas del racionalismo brutalista con razgos marcadamente corbuserianos, como la tira, las rampas, la azotea de uso múltiple, las aberturas.
Da inicio al eje principal de la ciudad que termina al otro extremo de la Avenida San Martín con el complejo Laguna Don Tomás.

lunes, 10 de octubre de 2011

10, el cielo perfecto, La Vitícola, Buenos Aires, Argentina

Nada ni nadie haría retroceder la tormenta, pero quién podía imaginar que se iba a abrir un huequito en ese techo compacto para que se filtraran 36 rayos de sol que iluminarían el escenario de la batalla final, fueron segundos nomás, luego el equivalente a 100 cataratas del Niágara cayeron sin piedad durante unos pocos pero interminables minutos, y así como llegó se fue, descargó su furia y se desvaneció, misterios de la naturaleza natural diríamos...

Cielo de Jolibut, Saavedra, Buenos Aires, Argentina

Una horita en medio de la pampa y los productores de "la tormenta perfecta" se ahorraban cientos de miles de dólares en FX, y de paso le quedaba tiempo para manducarse un asadito bien regado.
De todas maneras ante una puesta tan de cine catástrofe a uno no le queda más que contemplar y cruzar los dedos para no terminar siendo actor involuntario en una remake vernácula de "day after tomorrow" 

Cielo 8, Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Creo que lo contradictorio de éste sitio lo provoca el hecho de la obvia destrucción, el desarraigo de toda la comunidad, la muerte de los muertos, el desamparo oficial, los afectos sepultados, contra la plasticidad, lo etéreo, lo casi escultórico de los árboles desnudos que pueblan la villa como mudos testigos de la historia no escrita, los árboles, los pájaros entre ellos una gran comunidad de flamencos rosados, el aroma a puerto del Pacífico, sí huele a Iquique!, todo se procesa en una gran operación matemática en donde a cada milímetro se suma o se resta generando un resultado final que dependerá del estado emocional de quien atraviese éste páramo fantástico.

Otro atardecer, Laguna Don Tomás, Santa Rosa, La Pampa, Argentina

La séptima entrega dedicada a cielos, crepúsculos, amaneceres y tormentas varias muestra un ocaso tras la Laguna Don Tomás, lugar recreativo de 250 hectáreas, ubicado a 10 cuadras del centro de Santa Rosa, amplio espacio provisto de todo lo necesario para el disfrute, el ocio, el ejercicio y la contemplación, un oasis para mitigar los rigores de los veranos cada vez más largos y calientes.

Amanece sobre Sierra de la Ventana, Tornquist, Buenos Aires, Argentina

Un espeso manto de nubes cubre las cumbres de la Sierras de la Ventana, un sol que se empeña en abrirse paso por entre la capa nubosa y una ansiedad que crece a cada instante ante la cada vez más próxima Villa Epecuén, total si veinte años no es nada, dos horas ni existen.

domingo, 9 de octubre de 2011

El bosque muerto, atardecer en Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Bosque muerto, cientos de árboles que sucumbieron ante la salinidad del lago que lo tapó todo durante 26 años, nada de lo existente antes de ese fatídico 1985 sobrevivió a la inundación y a permanecer sumergido tanto tiempo en un medio tan agresivo.

Es una nube, no hay dudas, Saavedra, Buenos Aires, Argentina

Se formaría un tornado, nos despedazaría cual cascarita de nuez, me sentía miembro de "cazadores de tormentas", nada pasó, por suerte, pero fueron minutos inciertos, espectantes contemplando tal magno espectáculo natural

Probabilidad de chaparrones, Tornquist, Buenos Aires, Argentina

Viajando entre Carhué y Bahía Blanca apareció éste cielo atemorizante, contrastante con el campo amarillento y calmo, resultado, feroz tormenta eléctrica, visibilidad reducida por eminente cataclismo y a ajustarse los cinturones silbando bajito hasta que amaine la tempestad

Los cielos pampeanos, en algún lugar de la RP65, Buenos Aires, Argentina

Seguimos en la sección cielos, únicos requisitos, lado ventanilla, cámara en mano y nubes, si esto ocurre el éxito está asegurado, las vastedades aseguran espacio para la profundidad, nada se interpone entre uno y el mismísimo cielo.

Cae la tarde, comienza el espectáculo, RN5, Carlos Casares, Buenos Aires, Argentina

Comienza el espectáculo y comienza la aventura de colocar fotos y relatos de un territorio vasto, plano, por momentos aburrido, pero que de pronto nos regala cielos infinitos, pueblos perdidos, solitarios, abandonados, sumergidos, historias de gringos, malones, resistencias, dominaciones, progresos y decadencias.