Páginas vistas en total

lunes, 31 de diciembre de 2012

Portada del Cementerio de Saldungaray, Buenos Aires, Argentina

                                                   http://alsurdemicalle.blogspot.com.ar/

El viaje que comenzó por Patagonia norte, (enlace bajo la última foto), continúa por las pampas en donde actuó el Ingeniero-Arquitecto Francisco Salamone, todo el día anterior fue dedicado a enlazar Chos Malal con Saldungaray, pequeña localidad ubicada a las puertas de Sierra de la Ventana.
Sobre Salamone ya escribí con motivo de un viaje por Carhué y Azul, ciudades en donde participó activamente con sus obras, ahora el motivo es la portada del cementerio de esta ciudad que fue beneficiada con la Municipalidad, la plaza y el mercado comunal, obras todas que se encuentran en un estado de regular conservación.
El cementerio se ubica en una de las entradas al éjido al final de una avenida muy arbolada y muy poceada, en una ubicación similar al de Laprida. El sol ensaya sus primeros rayos tras la rueda mágica, en un contraluz  que yuxtapone arte natural con art decó, y si el círculo impresiona, la cara de ese Cristo sufriente allá a lo alto conmueve mucho más. Son las 6.00 de la mañana, tan solo pájaros pueblan los espacios de esta localidad del sur bonaerense, que imagino tiene mucho más para compartir.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Baja a la tierra, caminando por la vieja RN131, Entre Ríos, Argentina

Como dije en una entrada anterior, sentía que tenía que desandar el camino entre Tezanos y Oro Verde caminando, quería vivir aunque sea por una única vez la experiencia de muchos pobladores que recorrían esos polvorientos kilómetros en busca de provisiones o educación, quizás parezca suave o meramente formal, pero a veces se me torna una necesidad. Dejo el enlace para la página del pueblo y su festejo del centenario
http://www.facebook.com/tezanos.pinto
Las dos vueltas me depararon buenas puestas de sol, paradoja, implican el final de algo, pero lo expresan con tanta poética que se tornan bienvenidas y esperanzadoras.

La Gruta de Ntra Sra. de Lourdes, Tezanos Pinto, Entre Ríos, Argentina

El domingo 2 de mayo de 1965 se produjo la solemne inauguración de este espacio de oración, durante el transcurso de la semana del centenario del pueblo, o sea ésta que hoy comienza, aquí se oficiará el acto religioso conmemorativo. La gruta se ubica sobre la vieja y polvorienta traza de la ex RN 131, en dirección a Villa Fontana y tiene de fondo la vastedad verde de esta tierra bendita.
Empiezo a desandar el camino hasta Oro Verde, 6.5km al NO, el cielo se viste de amenaza de un lado, del otro se va manchando con nubes de extrañas formas, de todas maneras el calor húmedo se deja sentir, pero me había propuesto volver caminando para experimentar las vivencias de mucha gente que hasta no hacía mucho tiempo salvaba esa distancia a pié, en medio del barro, el frío, el polvo y el calor mesopotámico.

La mansión de los Tezanos Pinto, pueblo homónimo, Entre Ríos, Argentina

Antes que nada una breve reseña histórica del sitio en cuestión.
A principios del siglo XX, la familia Pinto decide realizar inversiones en la zona construyendo una amplia casa con adelantos y ornamentaciones para nada habituales para ser usada como solar veraniego o descanso de fin de semana. Uno de sus miembros se vincula matrimonialmente con un Tezanos, apellido por demás de importante en la región, de ahí surge el nombre del pueblo. Un final posible para la historia sería contar que dicha mansión de verano en algún momento fue abandonada y posteriormente vandalizada al extremo, siendo además devorada por un monte cerrado con todas las características de esos que se encuentran dentro de las protegidas áreas de PN, hasta ahí encuadraría en otra historia de las tantas que nos provee Argenruina, pero esta historia tiene un golpe de efecto al final.
La historia dice que un integrante de la familia Tezanos Pinto contrae enlace con Eloísa Moritán, una dama perteneciente a otra familia de referencia vernácula. Esta mujer sufre algún tipo de disfunciones psíquicas que le originan una especie de reclusión en alguna parte de la casa, a raíz de esta enfermedad la señora Eloísa muere, y aquí viene la otra parte de la historia, habría sido enterrada dentro del predio, ya que no existen registros de sepultura en los cementerios.
Este hecho ha generado que en el lugar se hayan detectado apariciones, extrañas psicofonías y hasta algún contacto físico inexplicable, el relato de una dama de blanco que pasa raudamente por entre el monte de eucaliptus se multiplica en diversos sitios dedicados a investigar este tipo de sucesos

http://www.esoterismo.net/ovnis/portalesdimensionales.html
estuve cerca de una hora fotografiando y caminando muy despacio disfrutando de ese aroma a bosque y sobre todo relajándome con el canto de los pájaros, no observé presencia alguna, sí montones de ruidos tras la atiborrada vegetación. Finalizo con el pedido a quienes vayan al sitio, no ensucien, ya que hay desperdicios por todas partes, no ensucien las paredes, y ya que el acceso es libre respetemos y cuidemos la naturaleza, lo que queda de las construcciones y si la historia fuera del todo cierta el descanso en paz de la dama en cuestión.
Salgo y pienso que siempre que que me encuentro con un espacio natural tan vivo, algo me modifica, que siempre que me topo con una ruina que sintetiza la historia del país, algo me modifica y que siempre que descubro una historia trágica de vida, algo me modifica, por suerte quedan por delante cientos de metros de canto de cotorras, verde impenetrable y amarillo pampa gringa para tranquilizar mi cabeza y mi interior.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Rumbo al enigma de la Mansión de los Tezanos Pinto, Entre Ríos, Argentina

La segunda vez que visité Tezanos Pinto recorrí la corta distancia que separa a la estación del ingreso al predio donde habitaron quienes dieron nomenclatura al pueblo, un pequeño tramo por la vía y luego un cerrado túnel arbóreo que sirve de preludio al sorprendente micromundo que me iba a encontrar, de un lado una compacta pared verde y a mi izquierda el amarillo prolijo de un sembrado provocando un contraste que pareciera armado para la ocasión. Mientras caminaba pensaba en donde estaría el ingreso, en como se hubiera visto la propiedad en su momento de mayor esplendor, en todos esos trabajos de órden psíquico que referencian haber notado presencias paranormales dentro del predio, en la cruenta historia que daría lugar a tales apariciones, demasiadas preguntas mientras a mi alrededor resonaba un ensordecedor coro de cotorras.