Páginas vistas en total

domingo, 29 de enero de 2012

La Mar Chiquita, tierra de cielos, Córdoba, Argentina

El último post dedicado a los cielos de la Mar Chiquita, cielos que me devolvieron tonos que creía perdidos, después de tanta ciudad pintada con grises y colores publicitarios. Un consejo para el final, cuando alguien ande por estos salitosos y solitarios parajes pampeanos, siempre cámara a cuestas, sobre todo cuando de amaneceres y ocasos se trata.
Bueno, caminos pampeanos, quizás nos crucemos nuevamente, no se cuando, no se donde.

miércoles, 25 de enero de 2012

Rescate emotivo, las ruinas de Colonia Müller, Córdoba, Argentina

Cinco kilómetros al E de Miramar encontramos las ruinas de lo que alguna vez fue la próspera Colonia Müller, enclave de alemanes e italianos dedicados a las labores agrícolas. Para principios de los 40, la población había crecido lo suficiente y no disponían de establecimiento educativo alguno para contener y formar a la población de niños en constante crecimiento, Germán Müller, vecino y propietario de varios lotes decide poner una casita deshabitada para que se comenzara el dictado de clases, alcanzando pronto un total de 105 chicos matriculados. En el año 1952 se crea gracias a los planes para tal fin del Presidente Juan Domingo Perón la escuela 374 Juan Victor Gonzalez, orgullo de la zona, y verdadero caldero formador de de toda una generación de jóvenes durante los 50,60 y 70, pero, y siempre hay un pero, las inundaciones del 77, deterioran el puente que comunicaba Miramar con la Colonia, asentándole un gran golpe al colegio, cuya matrícula comenzó a disminuir, llegando a principios de los 2000 a contar sólo con ocho chicos matriculados.
2003 y su gran inundación sellan definitivamente el destino de la gloriosa escuela 376, hasta llegar al día de hoy en ruinas, saqueada, poblada de alimañas, ratas, víboras y cucarachas del tamaño de un avión Pucará, tristeza, tristeza real dá ver tal obra en tal estado.
La foto de la capilla corresponde a la Vírgen del Valle, erigida en 1940, destruída por los mismos factores naturales y humanos que arrasaron con la escuela, las 8 primeras fueron tomadas en el sitio denominado la colonia de vacaciones, hoy convertido en santuario de una gran población de flamencos rosados en medio de un territorio salado poblado por un bosque seco, muerto en sal.
Postales de tierras desconocidas, guardadas en los sentimientos de las personas del lugar que contestan al unísono con la palabra tristeza cuando se les infiere por los sitios abandonados a ninguna suerte.

domingo, 22 de enero de 2012

Entre ánimas, mitos y negocios, actividad paranormal en el Hotel Viena, Miramar, Cordoba, Argentina

La habitación 106 tiene dos viejas camas en el centr. Está atardeciendo, la luz tenue se filtra por las rotas persianas, agrega más tensión a la escena y torna más lúgubre al Hotel Viena, o lo que queda de él.
Desde hace un tiempo, las visitas guiadas nocturnas al Viena son un imán para los turistas que llegan a esta localidad costera de la laguna Mar Chiquita y se interesan por las historias y leyendas de este lugar en el que se entremezclan un presunto pasado nazi y una serie de misterios sin develar.
Hasta aquí llegó un equipo de la TV yanqui, más precisamente del programa Ghost Hunter International, ocupando el edificio durante cinco días y tres noches, concluyendo que el lugar es uno de los que presentan mayor actividad paranormal en Sudamérica, con registros de lo que pareció ser una niña, o una jóven en la mítica 106, golpes inexplicables, y una sombra muy visible que recorrió toda la ruina de la planta baja del área de lujo (frente a la laguna), sin que pudiera ser registrada por los equipos ya que subreptíciamente se quedaron sin batería, algo casi imposible teniendo en cuaenta la calidad del material técnico que esta gente utiliza.
Patricia Zárate, la loca del Hotel Viena como le gusta autotitularse, guía, que motoriza el emprendimiento turístico y desvela a los dueños, enojados por lo que creen divulgadora de todas las patrañas para así apoderarse del coplejo y poder cobrar los 15 pesos a cada visitante?, bueno Patricia recopila vivencias sobre todo durante las recorridas nocturnas que duran desde medianoche hasta el amanecer, ahí se han detectado imágenes de una mujer que mira sentada en una cama directamente a la 106, otra mujer en la misma habitación que se supone sería la amante de Krugger, corridas, golpes en el ala de clase media, ac
tividad en la habitación 16 del ala de lujo cerrada desde 1983 cuando el agua inundó los sótanos.
A esas historias se suman las de los habitantes, que alimentan el mito, mientras otros, claro, señalan que la cosa no pasa de eso: un mito ayudado por la imagen de un hotel abandonado, con poca información cierta sobre su pasado, con desaparición y saqueo de posibles objetos de prueba y herido de muerte, le quedarían tres años más de vida en pié si nadie hace nada por salvar su estructura, todo ello hace del otrora esplendoroso Viena un sitio para hacer volar la imaginación, atando cientos de cabos sueltos para casi seguro no llegar a ninguna conclusión, total el mito ya está lanzado, nadie lo detendrá y perdurará por los siglos de los siglos.
www.cordobes.com/30dias/2010/01/museo-gran-hotel-viena-miramar-cordoba/

La leyenda del Titanic cordobés, el Hotel Viena, Miramar, Córdoba, Argentina

Porque la obra del hotel culmina en diciembre de 1945, y para marzo de 1946, tres meses después la familia Palkhe abandona el emprendimiento de un día para otro utilizando los tres móviles que contaban para el translado de personas y equipajes, destino, posiblemente La Cumbrecita, y es aquí donde todo se hace bicéfalo como el águila austríaca que servía de escudo en la vajilla, la mantelería, la ropa de cama y las toallas.
Para hacer un poco de justicia insertaré dos links, uno la voz oficial de los actuales propietarios, en juicio contra la asociación civil que regentea el emprendimiento y otro de los "Amigos del Hotel Viena", mentores del discurso que circula por la red, que te cuentan en las conferencias y recorridos por el mismo, y que levanta inclusive la TV yanqui en un programa de búsqueda de actividad paranormal.
Desde 1946, el complejo queda a cargo del jefe de seguridad de Palkhe, don Krugger, un enigmático personaje, que para dotar de más intriga al tema, muere, versión oficial por un ataque al corazón, versión popular, envenenado por?, suicidio, o por su amante, personal del hotel que desapareíó tras el hecho sin que nadie tenga noticias de alla (por ahora), Máximo toma las riendas del tema, pasando luego por sucesivas y nefastas administraciones que saquean todo lo lujoso del Hotel, hecho admitido por sus dueños, llegando así hasta la década del ochenta en donde una gran inundación llena de agua el subsuelo, haciendo caer una columna frontal y parte de la losa de planta baja, hiriendo de muerte, como el desgarro de ese traicionero iceberg a nuestro Titanic cordobés.
Quedan las anécdotas, pocas debido a que el personal bilingüe no era del lugar, sólo pocas personas de la zona trabajaban y es de boca de ellas que por ejemplo se sabe que todos los días se preparaban suculentas raciones de comida que se dirigían a una habitación del subsuelo, habitada por??, Que un día se le comunicó al personal que se debían marchar porque durante esa jornada el complejo iba a estar comprometido en un evento privado, y la cocinera creyendo poder ser útil, se dirige a tomar servicio siendo devuelta por la seguridad y que en su vuelta se cruza con tres Cadillacs negros, divisando en el segundo de ellos al en ese momento Secretario de Previsión Social Juan Domingo Perón. Otra que cuenta que dos niñas traviesas husmeaban por sitios no permitidos y fueron violentamente reprimidas por hombres que calzaban botas y vestían con largas chaquetas verdes.
Anécdotas, conjeturas, suposiciones, presunciones, leyenda, mito, casi todas denostadas por los propietarios que acusan de falsear la verdad, generando un halo de misterio sobre el hotel para que ávidos viajeros pagen los 15 pesos que cuesta la visita diurna o los 50 por pasar toda una noche entre silencios espectrales, luces inexplicables, golpes, sombras que corren, personas que se fotografían y no salen en las tomas, bueno de eso me ocuparé en próximo post, adiós historias de nazis, hola historia de ánimas en pena.  http://www.granhotelviena.com/la_verdadera_historia/

Entre nazis y ánimas en pena, los enigmas del Hotel Viena, Miramar, Córdoba, Argentina

Hay tanto para contar que no sé como empezar. Corría el año 1936 cuando una familia alemana-austríaca compuesta por Máximo Palkhe, su mujer Melita y sus dos hijos Ingrid y Máximo jr. deciden emprender un viaje a Miramar para tratar en las cuasi milagrosas aguas de la lejana laguna, el asma y la soriasis que afectaban a Melita e hijo, don Máximo era gerente general de la compañía alemana Manesmann, fabricante de caños sin costura y según consta en los archivos de Nüremberg, ligada al nacionalsocialismo como proveedora del ejército. La familia pasa una temporada en Córdoba debido a la mejora que notan en los miembros afectados y deciden a la vuelta a Buenos Aires que era propio invertir en un hotel, un poco como agradecimiento al sitio que aplacó las dolencias y mucho como inversión.
Se asocian en un primer momento con la dueña de la pensión Alemana, asociación comercial que no prospera y así y en sucesivas etapas entre 1940 y finales de 1945 se erige una mega construcción de escala monumental para un pueblito de menos de 2000 almas, allá lejos de todo y todos.
La construcción estuvo a cargo de una empresa alemana y otra cordobesa, ligadas a la obra del Hotel Edén en La Falda. Al finalizar su construcción, el hotel contaba con 84 lujosas habitaciones, pabellón termalizado (con médico, enfermera y masajista), biblioteca, sucursal bancaria, salón comedor para 200 comensales, vajilla de loza inglesa, copas de cristal, cubiertos de plata, lujosas salas con pisos de granito, paredes forradas de mármol de Carrara y arañas de bronce con estalactitas de cristal. Aire acondicionado y calefacción central, lugar para faena de sus propios animales, cochera con surtidor propio, medios de transporte al servicio de los pasajeros, bodega con más de 10000 botellas de vino y despensas cargadas de alimento como para alimentar a 100 huéspedes durante todo un mes.
Hasta aquí puede verse como un visionario emprendimiento de un acaudalado empresario alemán, que apostó a lo mejor de la tecnología de su país para adaptarla a la realidad de éste pequeño enclave desértico del N cordobés, todo bien si no fuera porque....