Páginas vistas en total

lunes, 16 de abril de 2012

Capilla Nuestra Señora del Rosario de Candonga, (23 años después), Córdoba, Argentina

Candonga nunca fue jesuítica, por eso no fue incluída en el listado de las favorecidas como Patrimonio de la Humanidad. La construcción de la Capilla data entre 1720 y 1762, dentro de ese lapso fue ejecutada, no teniéndose fecha exacta.
En 1911 Arturo Bouquet compra la estancia de 303m2 que contiene al templo y en 1934 ofrece al gobierno de la Provincia su transpaso junto con 1 hectárea de tierra, en 1941 fue declarada Monumento Histórico Nacional.
Para llegar hasta encontrarla conviene realizar la travesía desde La Cumbre, ya que si bién el camino es bastante malo, la belleza paisajística no se compara con la entrada por Agua de Oro.
Hasta aquí lo visto en esta pequeña travesía por el interior profundo de la Provincia de Córdoba, como sigue la historia de aquí en más, ni idea...

Capilla Nuestra Señora del Rosario de Candonga, Córdoba, Argentina

Cuatro fotos obtenidas durante 1989, en mi primer contacto con quizás la Capilla rural más bella del País.
Dice el Arquitecto Mario Buschiazzo, "Candonga tiene el encanto de las cosas humildes, es bella sin pretenderlo", tiene además ese aire de iglesia potosina y pienso en San Lorenzo, sin la ornamentación de aquella claro está.

domingo, 15 de abril de 2012

La Córdoba profunda, Capilla Nuestra Señora del Rosario del Milagro, Characato, Córdoba, Argentina

La Capilla se ubica fuera del pequeño poblado de Characato, justo enfrente de la Estancia homónima.
Empecemos por el significado de la palabra que dá nombre al lugar, seguramente se refiere al bravo cacique Comechingón Characate que vivió en Pampa de Olaén. Con el tiempo la propiedad de estas tierras pasó a manos de los Jesuitas hasta su expulsión, procediéndose al loteo de los solares de la Estancia La Candelaria.
A finales del siglo XIX las tierras estaban en poder del matrimonio Torales-Guzmán que en 1895 mandan a construir la pequeña Capilla, que en su interior guarda una historia de muertes y misterios hasta ahora no develados. A continuación un pequeño relato tomado de palabras de familiares de los propietarios del lugar.
Durante las primeras décadas del siglo XX, aparecen en el predio dos hermanos provenientes de Deán Funes buscando trabajo, se trataba de los Amenábar, Joaquín e Ignacio, los dueños los toman, desempeñan correctamente sus tareas y al cabo de un tiempo Ignacio trae a su mujer y sus tres hijos, y Joaquín se casa con Remigia Torales Guzmán hija del propietario. Al morir sus padres este hermano se convierte en propietario del fundo y a pesar de tal extraña situación todo fluye con normalidad hasta que un día...
Bueno un día y sin fundamentos o razones concretas, Joaquín entra a la Capilla, se para frente al pequeño altar y de un certero pistoletazo se quita la vida, a los pocos días Ignacio, el menor, toma la misma desición.
Los mismos son enterrados en el interior del edificio, y al poco tiempo sus tumbas vandalizadas y los cuerpos desaparecidos.
A partir de ese momento la blanca Capilla entornó sus puertas, se alejó de Dios, ya que el sacerdote que oficiaba misa cada quince días no volvió al lugar y hasta nuestros días guarda entre sus anchos muros la verdad de lo ocurrido.
En 1994 la Estancia cambia de manos y hasta el momento la familia viene pidiendo a la curia para que se haga cargo de ella, pedido ignorado sistemáticamente, así que la pobre está al cuidado de la gente del fundo, que la mantiene abierta sólo en horas de luz, ya que además fue profanada habiendo desaparecido piezas de valor religioso.
Con las vistas de la Pampa, con la sobrecogedora experiencia de un pequeño edificio en solitario y con una historia trágica a cuestas emprendo el regreso pensando en que cada lugar alberga una historia, de cualquier tenor, pero siempre hay algo para escuchar y recontar.
La vuelta y nueva parada sobre el Río Pinto y una foto para ver desde una distancia considerable, desde lejos las piedras y el agua oscura dan la sensación de un águila capturando una presa entre sus garras, curiosidades visibles si se presta debida atención al entorno.

sábado, 14 de abril de 2012

Siguiendo los carteles, rumbo a Characato, Córdoba, Argentina

El espacio interior entre Punilla y Translasierras remite a la esencia de Córdoba, aquella región salpicada de verdes, entre sierras, lomadas, ríos profundos, viento, espacio abierto, carencia de servicios, grandes estancias, capillas centenarias, caminos pedregosos y polvorientos con casi ningún gesto hacia el turismo de masas, tierra de viajeros no de turistas y eso se corrobora en la información sobre puntos de referencia y distancias que deben datar del principio de los tiempos, todos gastados por viejos, salvo en un lugar que parece estar concentrada toda la data con la infaltable contradicción y misterio a la que nos tiene acostumbrado vialidad y cierta publicidad de consumo.
El cruce del bravo Río Pinto es un punto de máxima atención por la salvaje belleza que nos devuelve, visto desde el puente nuevo o desde sus orillas se nos presenta diciendo, tengan cuidado que cuando me enojo no hay ni Dios que pueda contenerme, luego nuevamente la pampa y sus tonos ocres, sus lomadas, y sus montañas macizas, monolíticas entre vastedades habitadas sólo por el viento. Vale la pena salirse del camino para encontrarse con lo poco que queda de la verdadera Córdoba, la que ha desaparecido a lo largo de los superpoblados valles, la Córdoba aún virgen que en realidad no sé si espra ser seducida por los brillos de la falsa fortuna. 

viernes, 13 de abril de 2012

Una visita al polifuncional Hotel Edén, La Falda, Córdoba, Argentina

El Hotel Edén es sinónimo de Belle Epoque, y piedra fundacional de lo que hoy conocemos como La Falda, el hotel como otros ha estado ligado al devenir de la historia Argentina y mundial, ha tenido propietarios alemanes fervientes adherentes a la causa del Nacionalsocialismo que depositó a Hitler en el poder, ha recibido a los hombres más patricios y oligarcas que han deambulado por estas pampas, ha sabido de la debacle propiciada por los cambios geopolíticos a partir de 1945, fue saqueado completamente a partir de los 80 y reabierto no como hotel a fines de los 90 Hoy es posible visitarlo, sentir su estructura, imaginarse su mobiliario, revivir historias, asombrarse con sus adelantos tecnológicos, comprar souvenirs y delicatessen en su bodega y darse un revolcón en el pelotero que tiene instalado en un sector de la planta baja, y bué, mantener semejante estructura requiere imaginación vió.
El paseo es recomendado, hay una función por las noches con fantasmas incluídos que tiene algo de pintoresco, pero mucho de nada, pero en sí la recorrida con las guías aporta, nos coloca a principios del siglo XX, nos emparenta con el mundo Titanic, con la incipiente ciencia, con el poder de los ricos de siempre y con el glamour de los de siempre.

miércoles, 11 de abril de 2012

Un paseo por la Pampa (de Olaén), Capilla Santa Bárbara, Cordoba, Argentina

Al O de La Falda, se abre un paisaje a todas luces poco conocido por los visitantes habituales de la Córdoba mediática, podríamos incluso acotar la zona ignota entre el camino de las Altas Cumbres, la RN38  a la altura de Villa de Soto, Punilla y Translasierras como los lados largos de un rectángulo saturado de cultura, en el corazón de ese rectángulo virtual aparece un espacio casi vírgen, profundamente profundo. Aquí vemos la zona de Olaén y Santa Bárbara, puntualmente al antiguo camino de los Riojanos derivación del Camino Real y la Capilla constrída entre 1748 y 1756 a pocos metros del casco de la estancia de la Pampa de Olaén.
Las fotos muestran al camino, la Capilla, las ruinas y la caída de agua, las fotos muestran la belleza que aparece cuando desaparecen los sitios ocupados por los mercaderes del turismo de turistas.