Páginas vistas en total

sábado, 28 de febrero de 2015

Los puentes sobre el Manantiales Grande, Buenos Aires, Argentina

Para llegar hasta el puente del Manantiales Grande desde Pergamino tenemos dos opciones de camino, uno muy malo y otro peor, el primero parte pasando el pueblo de Conesa, ya en el Partido de San Nicolás, allí un camino rural de tierra nos enfrenta al mismo tras recorrer unos 18 kilómetros, la segunda variante sucede pasando Guerrico, allí un camino pavimentado? que nos recibe con un gran cartel que reza "camino en muy malas condiciones" nos ubica tras cruzar el río en otro camino de tierra que pasando por el caserío de Juan Pujol nos enfrenta al mismo puente, en ambos casos digo "nos enfrenta" porque allí surge la crucial disyuntiva
cruzarlo o no cruzarlo. That is the question. Con el amigo Roberto decidimos que mejor sería no cruzarlo, por las dudas viós...
Si uno circula distraído el puente pasa totalmente desapercibido porque no hay cambio de calzada, pero si uno para, se baja y mira por donde acaba de pasar, la mínima expresión seria Uy!!.
Hace ya algunos años que el personal educativo de la escuela primaria 35 Jaime Marqués al que concurren una treintena de chicos viene planteándole a las autoridades de Pergamino, San Nicolás y Ramallo la necesidad de asegurar la pasada ya que muchos estudiantes lo cruzan a diario para llegar al paraje Juan Pujol en donde se asienta su escuela.

El puente fue construído en 1924 por el Segundo Batallón de Zapadores Pontoneros, aquel que fue creado en 1907 por decreto del presidente Figueroa Alcorta, han transcurrido entonces 91 años, muchas crecidas y poco mantenimiento por lo menos por lo que puede comprobarse visualmente.






El Manantiales Grande es atravesado también por el carretero ubicado sobre el pavimento en muy malas condiciones que vincula Guerrico con Colonia Velaz, paralelo a éste se ubica otro perteneciente a una traza antigua.


Seguimos transitando la ruta sin número, mejor dicho la banquina sin número porque ir por el pavimento deshecho es un verdadero peligro, ahora la consigna es encontrar Colonia Velaz, otro pueblo casi fantasma en medio de la pampa en silencio.

Dejo los enlaces al blog ferroviario pertenecientes a las estaciones Juan Gerónimo Pujol del FCCC y Tambo Nuevo de la CGBA

http://arqueologiaferroviaria.blogspot.com.ar/2015/02/estacion-tambo-nuevo-cgba-buenos-aires.html


Parroquia Nuestra Señora de La Merced, Pergamino, Buenos Aires, Argentina

Dos nuevas salidas de media jornada me llevaron por rutas y destinos cercanos a la ciudad de Pergamino, estaciones abandonadas de los viejos CGBA, FCCA y FCCC, pueblos en silencio y puentes al borde del colapso nervioso fueron la excusa y el motivo para adentrarme un poco en la pampa del silencio.
Este post estará dedicado a la Parroquia Nuestra Señora de La Merced, catedral de Pergamino, precisamente al exterior de la misma ya que se encontraba cerrada a la hora de la visita.
La Parroquia Nuestra Señora de La Merced está íntimamente ligada con la génesis misma de la ciudad, aquella que surgió sin acta de fundación ni documento bautismal. El documento más antiguo que hace referencia a La Dormida de Pergamino es un acta de 1626, pero los orígenes de la misma deberían remontarse a finales del siglo XVI, cuando se intensificó el tráfico entre Buenos Aires y el Alto Perú.
La importancia que adquirió el lugar estaba relacionada con su ubicación estratégica respecto de dos caminos fundamentales, la ruta hacia Córdoba y el Norte y el camino hacia Cuyo y Chile. En sus inicios La Dormida fue un lugar para el estacionamiento de las carretas y el ganado en tránsito y para el descanso de arrieros y pasajeros que surcaban los polvorientos caminos pampeanos rumbo hacia Buenos Aires, el N y el O del vasto territorio virreinal.
Cuando el sitio comienza a tomar relevancia y para prevenir una posible incursión de originarios en defensa de sus tierras ahora transitadas y ocupadas por seres llegados del más allá, se constituye un fuerte, el documento más antiguo que menciona la existencia del mismo data de 1749, año en que un sacerdote jesuita pasa por el lugar y describe que ve. El segundo fuerte fue descrito por Concolorcorvo en 1771, y recién bajo el mando del comandante Alonso Quesada en 1776 se erige una construcción sólida en ladrillo como atalaya para la defensa del SO del Pago de los Arroyos.
La primera capilla se levanta junto al primer fuerte pero es destruída en 1751, muriendo en la revuelta su primer teniente cura, un mercedario de apellido Pérez, que fue el primero en oficiar una misa bajo la advocación de la Virgen de La Merced.
El poblado perteneció a la parroquia de Arrecifes hasta 1779, año en que se crea el curato de Pergamino.
La capilla construída por los comandantes se mantuvo en pié hasta 1849. En 1887 quedan concluidas las obras de un nuevo templo que se destruye totalmente por un incendio en 1919.
El 2 de diciembre de 1923 se colocó la piedra fundacional que daría inicio a la construcción del edificio definitivo de estilo románico que se inauguró finalmente en 1930.
La Merced se ubica sobre la calle homónima frente a la plaza ídem, su morfología y materialidad son dignas de admiración, lamentablemente el hecho de estar cerrada me impidió reconocer el relato interior de tan bello exterior.
En diagonal a la misma un viejo despacho de combustible fue otra grata sorpresa en una ciudad plagada de ellas.
Para finalizar dejo el enlace al Pergamino ferroviario contado en el blog de arqueología