Páginas vistas en total

domingo, 30 de junio de 2013

Primera Estación. San Andrés de Giles I, Buenos Aires, Argentina

Llegué a San Andrés minutos antes de la medianoche, hecho que estoy tratando de repetir cuando se puede, ya que ese primer contacto con la ciudad bajo la quietud de la noche propone una dosis de magia y misterio que comenzará a develarse recién al día siguiente y será ahí cuando uno descubra que cosas se esconden en la oscuridad.
La ciudad se ubica a 103 km de Buenos Aires, posee un poco mas de veinte mil habitantes y todos los servicios y cierta calma puebleril que ostentan asentamientos de esa escala. La Plaza San Martín, muy cuidada, se engalana con una estatua de 1912 que homenajea a la Libertad, enfrente aparece la nueva Iglesia consagrada a San Andrés Apóstol con su torre faro en ladrillos y un patio interno, antiguo muy acogedor.
En la otra cara, el Palacio Municipal, proyectado por el Arquitecto Fernando Ortíz, habilitado para su uso en 1908 e inaugurado oficialmente el 25 de mayo de 1910, cuenta en su interior con una importante pinacoteca que no pude visitar por un problemita de incompatibilidad horaria.
Las fotos no fueron sacadas con continuidad espacial, los lugares los fui recorriendo en distintos momentos, durante los dos días completos que permanecí en la urbe. Lo maravilloso de estos recorridos pausados es que generan espacios como para disfrutar de una lectura bajo quince tibios rayos de sol sentado en alguna de las plazas, ordenadas y concurridas que ostenta la ciudad, o simplemente tomar café en un bar de esquina mirando por la ventana como sucede la vida ajena, o tal vez almorzar en un club barrial sintiendo el afecto de cada persona que entraba o salía del lugar sin importar que uno fuera ave de paso, y todo sin el apremio del vértigo que nos contagia la vida en la metrópolis.
Las últimas tomas corresponden a la Estación sin rieles originariamente perteneciente al Federico Lacroze con su  Tranway Rural tirado por caballos. En 1897 cambia tracción a sangre por locomotoras a vapor bajo la denominación de Ferrocarril Rural de la Provincia de Buenos Aires y posteriormente y hasta su cierre definitivo en 1998 operó bajo el ala del General Urquiza, ramal Lacroze-Rojas. Las dos del final muestran al  bello edificio perteneciente al polígono del Tiro Federal, mandado a erigir en 1902 por órden de la "Liga Patriótica Nacional", actualmente alberga al archivo fotográfico con exposiciones temáticas que cuentan el pasado en sepia.
Pero todavía Giles me guardaba la sorpresa mayor, un lugar harto hardcore, uno de esos descubrimientos que pasan directamente al sector "de culto" del disco duro de los recuerdos de viajes.

Las quince estaciones del Vía Crucis Tur, Buenos Aires, Argentina

Hace unos años que venía postergando este viaje por los llamados pueblos turísticos de los Partidos de Luján, San Andrés de Giles y San Antonio de Areco, seguramente porque la extensión del mismo no me permitía realizarlo durante un fin de semana y tampoco conseguía vincularlo con alguna vacación larga, así que gracias a los cuatro días de último feriado puente obtuve el tiempo necesario para poder encarar la travesía. A continuación detallo las quince paradas entre ciudades, pueblos y pueblitos que contiene el via crucis tur, en obvia alusión a lo ferroviario y a las capillas que tanto me motivan.

  • Estación 1 / San Andrés de Giles (SAG)
  • Estación 2 / Cucullu (SAG)
  • Estación 3 / Villa Espil (SAG), sin estación
  • Estación 4 / Carlos Keen (Luján)
  • Estación 5 / Villa Ruiz (SAG)
  • Estación 6 / Azcuénaga (SAG)
  • Estación 7 / Solís (SAG)
  • Estación 8 / Heavy (SAG)
  • Estación 9 / Tuyutí (SAG)
  • Estación 10 / Franklin (SAG)
  • Estación 11 / Espora (SAG)
  • Estación 12 / Villa Lía (SAA)
  • Estación 13 / Vagués (SAA)
  • Estación 14 / Duggan (SAA)
  • Estación 15 / San Antonio de Areco (SAA)

domingo, 9 de junio de 2013

Las nuevas aventuras de Morgan y sus bizarros corsarios. Río Paraná, Santa Fe, Argentina

La historia continúa en:
http://riomarron-rodolfo.blogspot.com.ar/
Allí Morgan del Paraná y sus corasrios chiflados protagonizan una nueva aventura bizarra no apta para prohombres de la Liga de la Decencia. Próximamente en su blog amigo.

Mañana de sol...calle con arbóles. La Plata, Buenos Aires, Argentina

El domingo amaneció con una espesa niebla que envolvió al centro platense en una atmósfera de cuento victoriano, desgraciadamente la trasnochada me impidió levantarme a las 6.00 como tenía previsto, igualmente disipado el fenómeno salimos en busca de dos sitios que siempre habían quedado pendientes, el Horno de Ctibor y el Estadio Ciudad de La Plata. El primero se encuentra alambrado dentro del predio que los descendientes de Ctibor le alquilan a una cadena de supermercados, por lo tanto las posibilidades de tomas cercanas son nulas, y el museo del ladrillo abre solo los días jueves.
De todas maneras bien vale una visita, y para mayor información dejo el enlace con la página oficial.
http://www.museodelladrillo.com.ar/horno_hoffmann.asp
El camino hacia el estadio se hace por una de las zonas que peor la pasó durante la trágica inundación y las marcas negras sobre las paredes lucen como cicatrices que se niegan a desaparecer, dos metros, ochenta centímetros, cincuenta, treinta, números de horror que permanecerán vigentes por siempre.
Lamentablemente no pude acceder al nuevo complejo deportivo ya que al no haber partido permanece cerrado por las mañanas, lástima ya que su estructura es por demás de interesante, y estaría muy bueno que las autoridades lo mantengan abierto con un buen museo sobre el rico fútbol platense por ejemplo.
Las primeras horas de la tarde trascurren en el Bosque, sitio privilegiado que los habitantes usan con cotidianidad, un buen café de despedida y a volar hacia Rosario, escala obligada hacia una nueva aventura.

miércoles, 5 de junio de 2013

El Espacio Indecible. Casa Curuchet, La Plata, Buenos Aires, Argentina

El universo de nuestros ojos reposa
sobre un llano bordeado de horizonte
El rostro vuelto al cielo
Consideremos el espacio inconcebible
hasta ahora incomprendido.
Descansar extenderse dormir
– morir
La espalda en el suelo...
¡Pero me he puesto en pie!
Ya que tú estás erguido
hete ahí listo para actuar.
Erguido sobre el plano terrestre
de las cosas comprensibles
contraes con la naturaleza un
pacto de solidaridad: es el ángulo recto
De pie vertical ante la mar

hete ahí sobre tus piernas.
LA MANO ABIERTA
Está abierta porque
todo está presente disponible
asible
Abierta para recibir
Abierta también para que cualquiera
venga ahí a cogerla
Las aguas fluyen
el sol ilumina
las complejidades han tejido
su trama
los fluidos están por todas partes.
Las herramientas en la mano
Las caricias de la mano
La vida que se degusta por
la petrificación de las manos
La vista que está en la
palpación
A manos llenas he recibido
A manos llenas doy

Con el sabor amargo de la casa del horror a cuestas, la próxima parada tuvo lugar en el Teatro Argentino, allí una muestra conjunta de Gaudí, Dalí y Picasso, llenó de formas y colores al vacío que había dejado la sinrazón, pero todavía quedaba para la noche la experiencia mayor, una obra de teatro en la Casa Curuchet, la única obra de Le Corbusier en el hemisferio Sur.
El Espacio Indecible es una pieza escrita para ser representada únicamente dentro de la casa. Dividida en dos partes, la primera, Traducciones se localiza en el exterior y pretende relacionar al artista con la guerra, su juventud y la vida en Europa. La segunda, El Poema del Ángulo Recto se desarrolla dentro y relaciona la obra perspectivada desde la mirada de los ajenos, el propietario, los constructores, el curioso, los discípulos. La experiencia fue muy enriquecedora, disfruté de los textos, las melodías en francés, el estar sentado en el piso tocando con las manos el espacio físico para luego poder recorrer sin premura los espacios intrincados.

martes, 4 de junio de 2013

Buscando a Clara Anahí. Casa Teruggi-Mariani, La Plata, Buenos Aires, Argentina

Cuando me propusieron conocer la casa Mariani-Teruggi acepté la invitación con la idea que no iba a encontrar ahí algo que ya no supiera.
Dice la crónica que el 24 de noviembre de 1976 la vivienda que compartían Diana Teruggi de Mariani, Daniel Mariani y la pequeña hijita de ambos Clara Anahí de tres meses fue atacada por fuerzas conjuntas de la dictadura militar que gobernaba el país desde marzo de ese año. Diana y Daniel eran militantes políticos, como tantos jóvenes con ideales sociales. En ese momento la casa fue cercada y atacada durante tres horas con todo tipo de armamentos incluyendo tanquetas y bombas, como resultado fallece Diana junto con cuatro compañeros de militancia, Daniel no se encontraba en el lugar, pero es asesinado durante 1977 en otra emboscada, y la pequeña Clara sobrevive en circunstancias aún no determinadas, permaneciendo hasta el día de hoy como una desaparecida mas.
Que en la vivienda funcionaba una imprenta clandestina, que la seguridad nacional estaba en peligro, que el enemigo acechaba en todos los frentes, que el estilo de vida occidental estaba en juego, pienso, matar personas e ideales, secuestrar?, asesinar? a una pequeña bebé enderezaría el curso de la historia...
Fui a la casa Mariani pensando que nada me sorprendería, error, allí pude mesurar en reducido todo el poder de la ideología dominante y las consecuencias que deben pagar quienes osan desafiarla, con reprochables errores e ingenuidades, pero con una profunda valentía y sinceridad.

domingo, 2 de junio de 2013

Necro turismo, una visita al cementerio platense. La Plata, Buenos Aires, Argentina

A principio del mes de mayo mi Amiga platense me invitó a una guiada por el Cementerio de su ciudad, sabiendo el interés que tengo por tales recorridos, bueno la ocasión sirvió para descubrir historias poco divulgadas que se esconden tras esos pequeños retazos de excelente arquitectura. Efigies egipcias, dameros, clepsidras, señales que denotan presencia masónica, esas construcciones cargadas de los símbolos de una época cuentan además de las tendencias arquitectónicas en los años fundacionales una ideología subyacente íntimamente ligada a la masonería que practicaba la élite dominante por aquellos tiempos.Un reloj de arena, un tablero con las inscripciones alfa y omega traducen  el precepto masón del recorrido entre un principio y un final.
Cristina Espinoza la guía que tanto conoce del tema nos va mostrando los estilos presentes en las construcciones, art nouveau, art decó, racionalismo, reminiscencias gaudianas, egipcias, estilos urbanos aplicados a una planta que copia el plano original de la nueva ciudad, algo así como una ciudad para los vivos y una similar para los difuntos, interesante. La presencia de visitantes es numerosa, señal del interés que tiene el habitante local de comprender y aprender mas sobre su ciudad
A la salida, la capilla del cementerio muestra una torre interesante con aires racionales. La tarde me deparará tres visitas dispares, emotivas y la noche una sorpresa difícil de olvidar.