Páginas vistas en total

domingo, 2 de noviembre de 2014

El prolongado sueño de Hucal, La Pampa, Argentina

"Este pueblo fue punta de rieles años atrás, yo llegué a tener 13 empleados a cargo. Por acá salían todos los cereales de la región que se iban para los puertos de Bahía Blanca y hasta Buenos Aires, también se transportaban minerales desde el Sur, la estación llegó a tener tanto tráfico y máquinas como General Pico, había dos trochas, y los galpones, y las casas de los guardas, y la gente que iba y venía, y el trabajo, había mucho trabajo... y lo dejaron morir todo...un crimen, cometieron un crimen"
Dichos de un jefe de estación devenido en almacenero a Marcelo Taborda, redactor de La Voz del Interior.
La estación Hucal está ubicada en el kilómetro 205 de la línea Bahía Blanca-Toay. La empresa Meiggs Son & Co. que había adquirido la concesión D'Abreu, entregó al FCBBNO la línea terminada y liberada al servicio el 1 de agosto de 1891, desde esa fecha y por años Hucal fue punta de rieles.
La estación contaba con un galpón para locomotoras, que en un principio fue para dos unidades y luego cuando el tráfico así lo requirió se amplió para dar cabida a ocho unidades. Una vía adyacente al galpón y paralela al mismo contaba con un gran tanque de agua de 4x4 metros con torre de acero, la vía mencionada era servida cerca de la mesa giratoria, por una plataforma para carga de carbón, frente al complejo de casas para los guardas, ya que cuando la línea se extendió hacia Toay, Hucal era lugar de cambio de personal.
En el cuadro de la estación se ubicaban también un galpón de cargas, otro de encomiendas y una serie de casillas utilizadas como cocinas y dependencias auxiliares.
En el lado O de la estación se ubicaban un conjunto de viviendas que servían al personal de tracción, a los maquinistas y a dependencias de Vías y Obras.
Los datos previos nos dan una idea de las dimensiones del conjunto como así también la inversión que significó la construcción de todo el emprendimiento ferroviario, veamos entonces como 123 años después se ha preservado el esfuerzo y el dinero de tantas generaciones que hicieron crecer a nuestra querida patria.
Bueno no es tan grave, un poco de Poximix, una manito de cal, unas cuantas maderitas en el techo, algún que otro vidrio y listo, operativa de nuevo, total todo el resto del predio se encuentra viejito pero en condiciones, supongo, digo, creo, estoy convencido.
Pero volvamos un poco a la historia e importancia de la estación Hucal en la región. Varias décadas atrás la actividad agropecuaria de la zona de influencia se veía claramente reflejado en el tráfico despachado desde sus instalaciones. El hecho que en un principio el conjunto no contara con galpón de cereales y sí con corrales y manga para carga de animales nos habla a las claras cual era la forma de producción que predominaba en la zona. Entre 1929 y 1930 se despacharon 3362 cabezas de ganado y tan solo 27 toneladas de cereales. Se destaca también el hecho que la estación recibía hacienda para engorde o invernada proveniente de otros sitios con climas desfavorables, entre 1940 y 1941 se recepcionaron por tren en Hucal 7586 animales, como vemos el movimiento era incesante y a eso debemos sumarle los servicios de pasajeros, cargas generales, lanas, cueros, leña y formaciones con minerales.
El pequeño galpón
Uno de los tanques
El grupo de viviendas principales
La Asociación Hucal despierta se encarga de mantener viva la memoria del pueblo como así también de intentar preservar todo aquello que aún puede ser rescatado. También propone por estos días una opción de ferro-turismo experimental con una zorra modificada para tal fin, espero que algún día pueda romper el hechizo y despertar para siempre al pueblo dormido
La mesa giratoria
La plataforma de carbón
Los tanques
El galpón de máquinas
Las viviendas secundarias

Dejo Hucal con ese sabor amargo que provoca ver tanta destrucción, tanta ausencia, tanto delincuente. El pueblo que alguna vez llegó a contar con varios centenares de habitantes durante su período de esplendor, en 1991 contaba con cinco almas, en el 2001 vió incrementar su población a 20 personas dedicadas a la estancia Hucal propiedad de la familia Alvear, hoy según el último censo de 2010 cuenta con tres habitantes.
Dejamos los despojos ferroviarios pero antes de proseguir viaje hacemos una parada en el club, otrora orgullo de Hucal y la región, tanto es así que mi guía pampeano recuerda haber jugado a la pelota durante los ochenta en las canchas, y terminar la jornada en la pileta.

El ingreso al club
El ingreso a la pileta
La pileta
La cancha de fútbol
La cancha de básquet
Para el final dejo una mención hacia la estancia Hucal y sus propietarios originales, la familia Alvear.
Los dichos pertenecen a Don Luis Sansoni (1904-2000), en ocasión de una entrevista lograda en 1998 por Ana Miravalles y tomada del blog Trentinos en Bahía Blanca.

"Un día me mandan a llamar porque la cuñada del Presidente Alvear, en funciones, se había quedado viuda y al mando de sus dos hijas Elvira y Dora, ellas tenían una estancia de 22000 hectáreas en Hucal y querían hacer algunos arreglos, como así también edificar una capilla en honor a su difunto esposo, el hermano del presidente Alvear. Yo tenía que construir un baño en cada dormitorio, más agregar un salón y levantar la capilla. El problema era la comunicación ya que para ese entonces, 1927 corría tan solo un tren de pasajeros por semana y el lugar es un desierto, fue un desierto, es un desierto y siempre un desierto será.
Una vez que concluí las obras llegó un tren especial con la señora, las hijas y un montón de criados y sirvientes. La señora no parecía estar muy conforme con permanecer mucho tiempo en La Pampa, para ella era como estar en la cárcel, no había nada que hacer allí, y las niñas, ah! las niñas casi no dirigían la palabra de aburridas que estaban"
La capilla edificada en 1927 y su estado actual
La capilla, foto perteneciente al blog Trentinos en Bahía Blanca

Pasadas las 13:30 desandamos esos pocos kilómetros del camino arenoso por el que se accede a Hucal, tomamos la nacional 154 y giramos hacia el E por la 35 en busca de nuestro nuevo destino, uno desconocido marcado por mi guía pampeano como "espectacular", deposito toda la confianza en él y nos adentramos rumbo al Sur por la provincial 1.


7 comentarios:

  1. Quisiera comunicarme con vtra pagina pues me gustaria.o me inquieta éste hermosísimo lugar.Soy de Capital Federal,y no tengo forma de saber si se puede aún visitar.Contodo respeto les rogaria no dejen de contestarme.Afectuosamente.Maria Silvia

    ResponderEliminar
  2. María Silvia, se puede visitar Hucal ya que no hay quien o que te lo impida, por lo menos las partes abandonadas, en donde reina la soledad más absoluta, verás que no entré al casco de la estancia, ahí quizás precises permiso previo. Te vas a encontrar con alambrados que impiden que se escape la hacienda, luego las únicas precauciones son todo el material que anda desperdigado por el piso, los altos yuyales que podrían esconder algún animal o algún pozo no visible, con una elemental precaución podrás disfrutar de un sitio muy significativo.
    Ojalá puedas viajar y si así lo haces, contame la experiencia.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Me temo que la "plataforma para cargar carbón" muestra un depósito de combustible, es más creo que fuel oil, del cual me pareció ver restos en una visita, carbón me extraña, proveíamos de madera de caldén a las calderas. Con carbón "el gran huso de Inglaterra hilaba madejas de acero", de alíl salió el alambrado despúes de los rieles y otras delicadezas.

    ResponderEliminar
  4. Daniel, seguramente la estructura era para combustible líquido y no carbón, muchas gracias por la aclaración, aprendí algo nuevo y eso me resulta muy gratificante.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. Tuve una feliz jornada hace unos 20 o 30 años atrás. Un primo mio que vivia en La Pampa me llevo a conocer la Estancia Ucal. Tanta suerte tuvimos que la hija del encargado. Una bonita muchacha nos explico en detalle todas las dependencia y la histria de un lugar tan fantastico y solo viendolo se puede hacer una idea de su magnitud. Estaba muy bien cuidado en esa epoca intacto. Claraboyas extraordinarias, muebles increibles y ambientes de la quinta escencia de la nobleza. Valio mucho la pena poder haberlo conocido. Alguien vivia extraordinariamente bien en condiciones muy particulares.

    ResponderEliminar
  6. Estoy investigando a los alemanes del Volga, ¿Tenés idea si en esa estancia trabajaron dichos inmigrantes?
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. Rodolfo Pace me gustaría que visites mi pueblo Pavón Arriba. Saludos Rossana Gabriela Girag

    ResponderEliminar