Páginas vistas en total

miércoles, 17 de julio de 2013

Las pinturas de Fiodor Giuseppino, San Antonio de Areco, Buenos Aires, Argentina

Desolación, crueldad y un devastador sentido de la soledad, estas son las palabras que suelen utilizarse para cualificar la obra del pintor moldavo-napolitano  Fiodor Giuseppino Schiacalzonne Romanoff. Como extraídas de una perversa e incalificable alucinación, las escenas plasmadas en sus cuadros remiten y reflejan la brutal consecuencia de un cotidiano urbano. Krustaszt Méndes habla de la macabra realidad que se incrusta en su propia mente y que origina trazos tan vibrantes como desgarradores. En un sentido mas general las pinturas de Fiodor Giuseppino tienden a capturar momentos que atrapan al espectador dentro de una hermética burbuja de sarcasmo y melancolía. Méndes habla en su obra "Dame dos positivos y un negativo" sobre la supuesta superficialidad e incongruencia en algunos aspectos de la obra de FGSR, pero en verdad de esta interminable locura surgen manifestaciones que contrarrestan el sinsentido de la pérdida del camino en contraposición de una ética ganada en un burdo escenario en donde ni la felicidad ni el dolor tienen sentido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario