Páginas vistas en total

domingo, 26 de octubre de 2014

Santa Rosa de Conlara, San Luis, Argentina

La fundación de Santa Rosa de Conlara se produce tras el decreto 74, del 7 de julio de 1858 y su fundador fue el entonces gobernador de la provincia, Don Justo Daract. El nombre de la localidad surge de su Santa Patrona, Santa Rosa, en tanto el aditamento "de Conlara", se le debe al poeta Antonio Esteban Agüero quién en una oportunidad se refirió a Santa Rosa como Santa Rosa de Conlara y así quedó el nombre que hoy distingue a tan pujante comunidad, hecho que se concretó según la ordenanza número 3 de la Municipalidad que ratifica el uso del nombre completo a partir del 1 de enero de 1974.
Originalmente el paraje se llamó Pisco Yacu, proveniente del pischko yacu en quechua, lengua utilizada por los Comechingones, que traducido significa Aguada del Pájaro, ambos nombres, Pisco y Santa Rosa convivieron hasta bien entrado el siglo XX.
Don Manuel Antonio Salazar compra las tierras en donde desde 1810 ya se encontraba asentado el oratorio en honor a Santa Rosa de Lima, y con relación a ésta fracción existieron dificultades para darle posesión plena a Don Salazar. Después existió un largo proceso de distribución de tierras iniciado tras el decreto fundacional de 1858 con el objetivo de habitar y desarrollar la región.
La actual parroquia Santa Rosa de Lima data de 1896 cuando por ese entonces se coloca la piedra basal que luego terminaría en 1908, por configurar al edificio de estilo neo gótico, detalles renacentistas y una profusión de vitraux.
Recorrer las calles de Santa Rosa implica encontrarse con casonas y comercios centenarios, producto de un lento proceso de sustitución que le otorga a la ciudad ese aspecto más relajado, más pueblerino que tanto la diferencia con su vecina, la Villa de Merlo.
A la entrada de la localidad nos encontramos con su estación del BAP, nomenclada Adolfo Rodríguez Saá, en honor al político que fuera Gobernador de la Provincia de San Luis, Senador Nacional por la misma y que falleciera en Buenos Aires, durante junio de 1933.
El predio se encuentra en buenas condiciones, el edificio ocupado y desprolijo y las vías en contraposición de lo que acontece en Córdoba se hallan detapadas porque desde hace unos años suena el proyecto de volver a correr un tren desde Villa Mercedes hasta Santa Rosa de Conlara, en el marco del plan ferroviario provincial. En el año 2011 la presidenta de la ZAL (Zona de Actividades Logísticas) confirmó un convenio con la Federación Argentina de Transportes para realizar el relevamiento y limpieza de la traza entre Mercedes y Conlara, ésto determinaría la inversión necesaria para la reactivación del ramal. Hasta ahora el tren no ha vuelto a correr, pero las vías como vemos se encuentras destapadas y a la espera.

Pero indudablemente el punto fuerte de la localidad, el hecho que la distingue es su balneario ubicado sobre el río Conlara, aquél que corre de Sur a Norte como lo hace el Nilo en África. El balneario está considerado como el más grande e importante de la provincia y congrega durante el período estival a decenas de miles de viajeros venidos incluso desde la coqueta Merlo en busca de agua, sombra y mucha buena onda, a precios accesibles y razonables.
Contrariando al río Conlara el viaje prosigue ahora rumbo al Sur, en la búsqueda del pueblo de Concarán, puerta de entrada al complejo minero de Los Cóndores.
Por la mañana el río se tiñe de oro
Una pintura que me devuelve a las aventuras vividas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario