Páginas vistas en total

sábado, 2 de agosto de 2014

Francisco Ayerza, Buenos Aires, Argentina

A las 7:00 horas del sábado pasado me dije, es ahora o no sé hasta cuando, armé la mochila con lo indispensable, cámara de fotos, anotador, libro, teléfono y birome, me emponché lo suficiente a sabiendas del bajo cero que me esperaba en el descampado y salí a la captura de imágenes. El lugar elegido, pueblos del Partido de Pergamino, bien al norte de la Provincia de Buenos Aires.
La ruta provincial 18 y su continuación, la 32 bonaerense ya me son familiares, pero igual siempre es un placer transitarla en medio del verde que aún ostenta, con los esqueletos de sus árboles en eterna pose, con el sol que libra una dura batalla con el manto de nubes que se resiste a perder, con las postales de los pueblitos que atraviesa, con los reflejos que devuelven las improvisadas lagunas o los sinuosos cursos de agua que buscan su destino final de río marrón, imágenes repetidas que siempre se tornan relajantes cuando uno las degusta con ganas.
La primera parada la establezco en un enclave rural del cual no encontré información, al que llegué gracias a los conocimientos de Esteban, taxista de la terminal, verdaderas guía Peuser viviente.
El cielo muy amenazante contradecía al sol radiante que garantizaba para la zona el Weather Channel, será otra jugada de los buitres pensé, hasta nos mienten con el clima para jodernos aún más la vida, y bueno ya estoy acá, y si me mojo no me voy a oxidar.
Francisco Ayerza es una instalación rural, una planta de silos, la estación abandonadísima de la vieja Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires, empresa de capitales belgas y franceses que en 1908 abrieron los servicios entre Buenos Aires y Rosario y que nos legaran las estaciones más bonitas, entre todas las estaciones bonitas, un comedor de campo que aseguran vale la pena conocer, unas casas dispersas y nada mas, el resto silencio.
El lamentable estado se suma a tantos lamentables estados, los abandonos productos de cambios de paradigmas o nuevas modernidades son muy dolorosos porque están cargados de revancha, de odio, odio por el pasado, como si el edificio fuera causa y no emergente del mismo.
Como escribí antes, no encontré datos sobre el enclave rural, ni seres humanos vivientes como para preguntarles por sobre su lugar en el mundo, el nombre quizás se lo deba al artista miembro de la Sociedad Fotográfica Argentina, que formó el primer movimiento artístico en Latinoamérica en el que la fotografía reemplazó por completo a la pintura allá por 1880, si no es así gracias igual Don Francisco.
En verdad el nombre se lo debe a un jurisconsulto de gran actuación política durante el gobierno de Julio Roca, lástima el otro orígen era más romántico y hacía juego con las contorneadas formas de la francesa.
Sigo viaje hacia otro pueblo asentado sobre la misma vía, al Este de la provincial 32, alejándome cada vez más del punto de inicio, la ciudad de Pergamino.

6 comentarios:

  1. Todos estos lugares, algún día, te darán las gracias...no por existir, porque, a decir verdad, ya lo hacían sin vos, pero si por traerlos a la memoria vacía de muchos argentinos que ignorábamos su existencia. Por mi parte, te sigo agradeciendo desde ya! Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Había escuchado una vez a Aristimuño, pero sin saber quién era...buceé entonces entre mis pocos conocimientos musicales rockeros, sin mayor éxito, y ahora, me vengo a enterar quién era el intérprete, y cómo se llamaba el tema que me había gustado ("es todo lo que tengo...")! Y, entonces, otra vez gracias Rodo!

    ResponderEliminar
  3. A esta altura tengo miedo de no poder llegar a visitar todos los lugares agendados, son muchos, diversos, algunos distantes en continentes ajenos. Lo inmediato es seguir descubriendo enclaves olvidados en la Pampa, alguna aventura por el Santa Fe de La Forestal, y el encuentro con el campo de meteoritos.
    Las salidas comienzan a tornarse algo adictivas, son una necesidad en la búsqueda del conocimiento y de toma de distancia con las interferencias cotidianas en pos de preguntas y respuestas.
    Me alegra que la música sea de tu agrado, para el próximo post incluiré Plug del Sur y Azúcar del Estero, dos temas muy bellos.
    Otro gran abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Rodolfo , cuando haces referencia al "un comedor de campo que aseguran vale la pena conoce" en realidad un tiempo tras desde 1960 hasta 2000 en ese comedor funcionaba la famosa escuelita rural Nro 56 Francisco Ayerza. Yo curse desde primero hasta tercer grado ( eramos 5 alumnos de los cuales con el tiempo 3 llegamos a estudiar y recibirnos en la universidad (una abogada, una contadora y yo licenciado en ciencias de la computacion en Exacta. UBA) otros 2 compañeros siguieron la tradicion de sus padres ) . Muy lindos recuerdos de esa epoca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudio, que buena referencia me aportas y que pena que se haya perdido la escuela, o quizás la trasladaron a otro sitio?.
      Otro dato alentador es que mas del 50% del estudiantado llegó a obtener un título universitario, habla muy bien de la educación que recibieron en esa pequeña escuela rural.
      Muchas gracias por tu aporte, enriquecen el conocimiento de todos.
      Abrazo!!!

      Eliminar
    2. Rodolfo. Perdon la demora de la respuesta ... mas de un año .... Con respecto a la escuelita , gracias a Dios NO la cerraron y ahora esta en una casita mas moderna que en mi epoca funcionaba una comisaria. Tengo grabaciones de la antigua directoria de la escuelita contando historias de como los chacareros ayudaban a llegar a las maestras rurales cuando los caminos se anegaban. El mas famoso fue mi tio Juan Siciliani. Mi papa ,Tito, tambien colaboro en varios viajes con la chevrolet C10 ( traccion simple) que aun recuerdo.

      Eliminar