Páginas vistas en total

jueves, 28 de agosto de 2014

El Arbolito, Buenos Aires, Argentina

Ante la inminencia de un fin de semana largo, se deben alinear unos cuantos planetas antes de tomar la decisión si salir o no salir, en primer lugar el clima, nada de lluvia, nada de temperaturas extremas, nada de mayormente nublado, poco o nada de viento, después juegan otros factores como ausencia de compromisos sociales, ninguna media que altere al transporte público, ningún evento en los lugares a visitar que convoquen mareas humanas, ningún achaque físico, hoteles asegurados, vuelta asegurada, la existencia de los tomas necesarios para cargar los equipos básicos, pilas, memorias y sobre todo ganas, alineadas todas estas premisas podríamos decir que estamos en condiciones de asegurar que durante el fin de semana largo habrá salida, y así ocurrió, hubo salida.
Esta vez le tocó el turno a los Partidos de Colón y General Arenales, dos sitios siempre relegados por cuestiones de logística de transporte ya que no abunda la conexión entre Rosario y las capitales distritales.
El sábado pasado el medio día ya estaba instalado en Colón y a partir de ahí siempre hay que dejar que la cosa fluya, hay un plan, pero no es necesario que todo tenga que salir como lo planeado, esa libertad es una de las buenas cosas que suceden en este tipo de viajes.
Unos pocos minutos bastan para armar el plano de la ciudad en la cabeza, averiguar por transporte, horarios de los museos, algún secreto que duerme a la sombra de los locales, donde comer, que comer, y nada más, a recorrer sin tiempo.Voy a empezar por los dos pueblos rurales del Partido de Colón, El Arbolito y Sarasa, luego vendrá la ciudad capital y todo General Arenales.
Villa Manuel Pomar o Estación El Arbolito es un pequeño enclave rural ubicado a 15 kilómetros de la ciudad de Colón sobre la ruta nacional 8, su población actual asciende a los 250 habitantes y como es ya una costumbre debe su orígen al paso del ferrocarril. El FCCA entre 1891 y 1896 construye 125 kilómetros de vías, siendo el ramal más importante el establecido entre Pergamino y San Urbano (Melincué). Don Manuel Pomar cede una fracción de sus tierras para que avance la línea y establezca una estación intermedia. El tren comienza a circular en 1897, generando automático progreso, hoy no corren formaciones, pese a que hay toda una movida para que se restablezcan los servicios de carga y hasta de pasajeros en todo el corredor Rosario-San Nicolás-Pergamino-Rojas-Junín-Colón-Melincué.
La edificación se encuentra ocupada por una dependencia policial y se observa en perfecto estado de conservación. También se destacan los edificios de la Cooperativa Agrícola, fundada en 1911, el Club Social El Arbolito de 1925, la Capilla San Isidro Labrador y los infaltables silos.
Grata sorpresa la cartelería del Automóvil Club, nunca había visto nada igual, misterio sin develar.
Dejo El Arbolito en busca del otro pueblo rural, para ello hay que abandonar la fatídica nacional 8, plagada de estrellas que indican víctimas y tomar la provincial 50 rumbo al Partido de Arenales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario