Páginas vistas en total

miércoles, 6 de agosto de 2014

Manuel Ocampo, Buenos Aires, Argentina

La mayor parte de las tierras que ocupa actualmente el pueblo, pertenecían a la merced de Castro y Borda.
Entre los primeros dueños se encuentra Miguel José de Azcuénaga, prócer de mayo y fundador de la estancia San Miguel. Los herederos venderán en 1873 a Manuel Anselmo y José León Ocampo.
El 9 de enero de 1894 se aprobó por decreto la construcción del ramal ferroviario que uniría Pergamino con Cañada de Gómez (Santa Fe), y el 4 de diciembre de ese año se libra al servicio público, la estación se denominará Manuel Ocampo, en honor al presidente del Senado de la Provincia de Buenos Aires y miembro de la familia propietaria de las tierras atravesadas por el nuevo ramal ferroviario.
Narciso M. Ocampo, solicita permiso para fundar un centro poblacional, sobre la línea del FCCA, próximo a la estación ya existente, sugiriendo que el mismo tome el nombre ya otorgado a la parada.
Para la fecha de fundación del pueblo se toma el momento del remate de tierras organizado por la Casa Bullrich, o sea el 11 de noviembre de 1911. Aquellas 96 manzanas originales, hacen pensar en la idea de un pueblo que al poco tiempo pudiera convertirse en una próspera ciudad, hecho que se consolidó gracias a la riqueza de las tierras circundantes y que permitieron desarrollar la zona en torno a la actividad agrícola-ganadera. Para la década del 70 se radica en las inmediaciones una importante cerealera que con el tiempo y el aporte de nuevos capitales se convertirá en la firma Kruger S.A, ello traerá aparejado la instalación de una aceitera y una planta de secado de espigas, así como la ampliación de la capacidad de acopio y la radicación de una sección avícola que requirieron la contratación de nueva mano de obra.
En la actualidad la locación cuanta con delegación municipal y policial,escuela secundaria, primaria y jardín de infantes, biblioteca popular, dos clubes que han sabido conservar sus características desde el momento de su fundación, centro de salud y los comercios habituales para una población de 1100 habitantes, algo menos de las consideradas en el censo del 2001.
El predio ferroviario se encuentra en buenas condiciones y por sus vías circulan cargueros del NCA.
Entre sus construcciones se destacan viejos edificios de esquina que conviven con nuevas edificaciones, hecho que señala una movilidad poblacional y cierto carácter especulativo en la tenencia de la tierra urbana.
La fiesta patronal se conmemora el 13 de junio y es en honor a San Antonio de Padua, la capilla cerrada me dejó con la incógnita de como estaba resuelto su interior, ya que exteriormente su morfología no coincide con la habitual de un templo.
Sigo viaje en la búsqueda del último pueblo del recorrido, Manuel Ocampo me resultó un lugar muy ordenado, con características y gestos de una ciudad mas grande.

2 comentarios:

  1. Muy bueno te felicito! naci ahi y es tal cual lo describis un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, en verdad se trata de uno de esos lugares que quedan prendidos en la memoria porque son muy vivenciales.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar