Páginas vistas en total

domingo, 7 de septiembre de 2014

Ferré, Buenos Aires, Argentina

En el año 1923 María Unzué de Alvear dona 500 hectáreas de sus tierras para generar un pueblo muy próximo al de La Trinidad. Cabe acotar que ya las estaciones de trenes estaban edificadas y que en torno a la de la Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires ya se había formado un improvisado caserío, mientras que en la correspondiente al asentamiento de La Trinidad perteneciente al Ferrocarril Central de Buenos Aires, el poblamiento inicial era de menor consideración.
La estación Ferré data de 1910 y corresponde al ramal Pergamino-Vedia, al momento de la compra y nacionalización de los ferrocarriles extranjeros pasa a manos del Ferrocarril Belgrano como ramal G6.
Entre 1910 y 1920 ya se instalan los primeros pobladores y comercios en torno al cuadro de al estación, así de General Arenales llega José Garrido que abre su almacén en 1913, y desde San Pedro Lázaro Rocca y Jorge Seder, quienes también instalan almacén y peluquería respectivamente.
El tema del pan fue una complicación ya que el mismo venía por tren desde Rojas y los habitantes de Ferré tenían que recorrer los 2 kilómetros que separan ambas estaciones para ir a buscarlo, pero a falta de pan en ese primer decenio Ferré contó con herrería, farmacia, doctor, cerealistas, agente de policía, todos instalados en improvisadas casas sin que todavía existiese un planteo urbano definido, ésta característica le impondrá a Ferré su sello de estilo.
Aún sin trazado oficial el pueblo se fue orientando hacia el Norte, en formación espontánea e indiscriminada, siguiendo el curso de la diagonal A que vinculaba las dos estaciones y ocupando chacras pertenecientes a La Trinidad. En lo que se refiere al nombre, algunos vecinos aconsejaron no tomar el de la estación, pero como era de uso y costumbre se decidió llamar al asentamiento Ferré, en honor al General Pedro Ferré, militar y político argentino gobernador de Corrientes, pero hasta en el nombre no hay seguridad absoluta ya que también Ferré podría distinguir a un marino de Colón, no nos olvidemos que en los alrededores y sobre todo en la línea del futuro Belgrano encontramos localidades nomencladas como Pinzón o Carabelas, pero sus habitantes hacen referencia a la causa nacional y prefieren considerar al ex gobernador como quién inspiró el nombre del pueblo y estación.
La falta de planificación urbana llevó a que Ferré sea el único pueblo del partido en no ser reconocido como tal, ya que originariamente figuraba como estación ferroviaria, en la sección chacras de La Trinidad.
No fue tema fácil conseguir el reconocimiento oficial en principio varias autoridades municipales elevaron declaraciones aprobadas por el Consejo Deliberante, hasta que en 1961, el diputado Aldo Alocco requirió que por medio de la Dirección de Geodesia se realizara un estudio de todos los parcelaminetos realizados con el fin de poder confeccionar el primer plano oficial de Ferré, pero debido al cierre de la legislatura en 1962 el trámite quedó paralizado hasta que en 1969 el consejo de Sector pide el reconocimiento en nombre del pueblo con el aval de todas las autoridades, conformándose así un nuevo expediente.
En 1970 la Asesoría General de Gobierno por fin comparte el criterio y dicta el decreto que reconoce a Ferré como pueblo, 60 años después que se iniciara el asentamiento poblacional, toda pasa, todo queda...todo llega.
Hoy día circulando por las calles del pueblo esa desconsideración oficial no tiene correlato ya que el lugar se muestra perfectamente consolidado y en proyección al futuro. Pasa que durante los 60 años de falta de reconocimiento estatal sus habitantes fueron invirtiendo en industrias pujantes, en comercios, en instituciones sociales y de recreación como sucedería en cualquier otro sitio "con papeles", esto habla a las claras del vínculo generado por el pueblo con su lugar.
En el año 1948 los vecinos se reunieron para fundar una iglesia, eligen como constructor al señor Colombo y el 18 de julio colocan la piedra fundamental. La madrina fue Doña María Unzué de Alvear y el 8 de diciembre se celebró la primer misa cantada por el Padre Isidro Máspoli egresado del Colegio Salesiano, quién dedicó toda su vida a la tarea espiritual en la zona hasta su fallecimiento a la edad de 91 años en 2010.
La nueva capilla fue consagrada a María Auxiliadora.
Desde la década del veinte Ferré no dejó de crecer y de incorporar instituciones, comercios, clubes y fábricas, así llegó a contar con el primer cine del Partido en 1926, luego vendrían el Club 12 de Octubre en 1928, el Social y Deportivo Colonial en el 30, la escuela 10 en el 29, la Delegación Municipal en el 49, el Registro Civil en el 59, la Cooperativa Eléctrica y de otros servicios en 1954, la fábrica de cabezales maiceros, verdadero orgullo local, y así se iban sucediendo el establecimiento de instituciones que iban mejorando la calidad de vida de sus habitantes mientras el estado todavía seguía manteniendo a Ferré como una estación de ferrocarril perdida en el medio de la pampa ondulada y un conjunto de chacras superpuestas al trazado del pueblo de La Trinidad.
Gol de Ferré...Jé!

1 comentario:

  1. Hermoso pueblo que visité el 1° de abril. Quedé encantado con sus calles tan prolijas, plaza,etc. Me asombró la modernidad de muchas construcciones y el hermoso hotel de que disponen, difícil de encontrar en pueblos del interior. De igual modo me asombró la falta de oferta gastronómica. Vale la pena conocer Ferré!

    ResponderEliminar