Páginas vistas en total

martes, 26 de agosto de 2014

Zavalía, Buenos Aires, Argentina

El domingo amaneció con el cielo cubierto por unas nubes muy negras, de todas maneras tal como estaba previsto partimos rumbo a Junín, con dos paradas intermedias para visitar un pueblo y un caserío disperso.
Comenzamos con Zavalía, población ubicada a 14 kilómetros de Los Toldos, sobre la provincial 65 rumbo norte. Cuenta con una población de 327 habitantes según el censo de 2010, habiendo incrementado la misma en un 1% frente a los 324 contados durante 2001. Le debe su nombre a Salustiano Zavalía, político tucumano, unitario, gobernador de su provincia, quién peleó contra Juan Manuel de Rosas y se destacó como uno de los redactores de la Constitución Nacional.
Una particularidad resulta ser que el pueblo se desarrolló para un lado de la vía, habiendo quedado la capilla y el predio muy arbolado que la enfrenta al otro lado, casi al final del ejido urbano.
El edificio religioso está consagrado a Nuestra Señora del Luján, su piedra fundamental data del 30 de mayo de 1953, pero la imágen principal llegó un año antes, siendo entronizada el 27 de abril de 1952, en la Plaza Parque.
La estación se asienta en el año 1907 como parte del ramal Suipacha-Bayauca del FCO, hoy el edificio está ocupado por una dependencia policial, sus vías pertenecen al plano de los recuerdos y el último tren de pasajeros pasó durante algún momento de 1994, por suerte el predio se halla en buen estado de conservación a causa del uso que lo compromete.
Funciona en Zavalía la Escuela 5 Bernardino Rivadavia y el esparcimiento está asegurado gracias al club Sportivo Zavalía. Al poseer ingreso pavimentado está conectada a Junín y Los Toldos por un servicio de transporte interurbano, hecho mantiene con vida a la comunidad, pese a la gran pérdida que resultó ser el cierre del ramal ferroviario.
La calma extrema del domingo por la mañana y el cielo con esas nubes en forma de nave nodriza le dan al pequeño pueblo un aire apocalíptico de película de ciencia ficción.
Continuamos el viaje cruzando nuevamente la 65 para avanzar hacia el O, hacia el lado menos desarrollado de la historia, como si repentinamente nos sumergiéramos en esa pampa sembrada pero mucho más solitaria, a pesar que tan sólo diez kilómetros separan a Zavalía de Quirno Costa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario