Páginas vistas en total

viernes, 29 de mayo de 2015

MAR y mar, Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina

Dejé para el último día la visita al MAR, Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires junto con el Museo Castagnino y la Casa del Puente. Llegar hasta el primer punto de interés significa caminar desde la zona del Casino hasta La Perla, ya que el nuevo Museo se ubica frente a ella. Salí temprano como para disfrutar de los primeros rayos de sol y quizás tener alguna aproximación con el Asilo Unzué, un edificio MHN en proceso de reciclado que se ubica a pocas cuadras de mi primer destino.
En el año 1909 las hermanas María Unzué de Alvear y Concepción Unzué de Casares presentan un proyecto ante la Municipalidad para la construcción de un asilo de niñas en un terreno de dos hectáreas propiedad de María.
El proyecto del edificio es del Arquitecto francés Luis Faure Dujarric; su construcción se inició en 1910, mientras que en 1911 llegaron las Hermanas Franciscanas Misioneras del Corazón de María, quienes serían las encargadas de llevar adelante las tareas de la institución. La inauguración del Asilo Saturnino Unzué se llevó a a cabo el 5 de marzo de 1912 con la presencia del Presidente Roque Saenz Peña.
En 1950 la Fundación Eva Perón absorbió el patrimonio de la Sociedad de Beneficencia, luego pasó a la órbita de la Secretaria de Trabajo y Previsión y luego al Ministerio de Salud y Acción Social, a través del Consejo Nacional del Menor y la Familia.
Actualmente depende de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, quién condujo el proceso de reciclado que culminó con la habilitación parcial del edificio en 2013 para ser utilizado como un espacio cultural y recreativo para toda la comunidad.
Dentro del edificio se ubica el Oratorio de la Inmaculada Concepción (MHN) de la que tan solo se observa su cúpula de forma piramidal, su estilo arquitectónico podría definirse como neobizantino.


Seguí bordeando la costa hasta encontrarme con el MAR, el nuevo Museo que se suma a la oferta cultural de Mar del Plata.
El encargo del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires a través de su Instituto Cultural, provocó un concurso de proyectos que tuvo una asombrosa convocatoria, 200 presentaciones que culminaron con el triunfo de la propuesta del Estudio Monoblock.
El edificio que consta de cuatro volúmenes de hormigón posee una superficie de 7000 m2 con muy pocas divisiones interiores hecho que facilita cualquier tipo de presentación artística.
La entrada al mismo es gratuita y sin dudas pretende atraer tanto al público que suele concurrir a este tipo de
eventos como a aquel que no está a costumbrado a recorrer los circuitos dedicados a las artes y menos aún a las contemporáneas.


La gran anécdota del MAR es sin duda "El Lobo Marino de Alfajores", una instalación de 10 metros de altura creada por la artista plástica Marta Minujín en diciembre del 2013, recubierta en un principio por 50000 envoltorios de alfajores Havanna.
El 31 de agosto del 2014 en una jornada en que participaron unas 10000 personas, Minujín encabezó una perfomance masiva en donde los presentes retiraron los 50000 envases que recubrían al lobo inspirado en la obra de Fioravanti.
Unos 14000 paquetes fueron cambiados por alfajores de verdad en los locales de la empresa, mientras que el resto quedó en manos de quienes quisieron atesorar esa pequeña porción de la historia a futuro de la ciudad.
En octubre de 2014 la estructura de hierro fue cubierta nuevamente por envoltorios de aluminio que asemejan el color del papel que envuelve al producto emblema de Mar del Plata.
El presidente del Instituto Cultural, Jorge Telerman precisó como la reacción de la gente influyó para que la obra que había sido planteada como temporal ganara la categoría de eterna, transformándose así en un nuevo ícono cultural.




La gran planta baja libre es invadida por una instalación de Martín Huberman a gran escala compuesta por miles de broches para la ropa. En las instalaciones de la planta alta se lleva a cabo la muestra Horizontes de Deseo, en la misma se reúne a un conjunto de artistas, arquitectos y diseñadores que resaltan la voluntad transformadora de los seres humanos. Desear, proyectar, construir, transformar.





Decenas de artistas exponen sus obras en la muestra, allí desfilan pinturas, esculturas, fotografías, cortos experimentales e instalaciones vanguardistas. Como muestra y homenaje rescato las palabras, un proyecto y las maquetas de La Casa del Puente del Arquitecto Amancio Williams, mi último deseo para el final de este corto viaje.


Sugerencia, tomarse un cafecito con cualquier especialidad en el espacio gastronómico del Museo, terrible...
Pasadas las 11:00 vuelvo hacia la zona del Casino, quizás pueda aprovechar para sacar mis primeras fotos a las playas de Mar del Plata. La experiencia me sirvió para romper un prejuicio interno sobre lugares que nunca visitaría, quizás la idea haya sufrido un reordenamiento y ahora la consigna sea, creo que no visitaría MDP en temporada alta.
















Uno de aquellos mitos urbanos tantas veces replicado parecía tomar visos de realidad, el aire de mar te abre el apetito repetían nuestros mayores y creo que estoy a punto de dar fe. Alito me espera con unos fideos con mariscos dignos del Nobel de Cocina.
Después un breve paso por el Galeón Hotel y a continuar con la caminata rumbo al encuentro con esa genialidad casi sobrenatural de Mr.Amancio.



3 comentarios:

  1. Buen post, felicitaciones por haber tenido un viaje variado. Muy buenas fotos de todo el lugar, la playa en Mar del Plata se ve hermosa, la tienen muy bien conservada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Históricamente fui y soy reacio a visitar sitios muy concurridos o con mucha divulgación mediática, por eso elegí Mar del Plata en mayo y solo para encontrarme con sitios puntuales, las playas vacías y mis amados mariscos frescos. Gracias a ello pude caminar a lo bestia y encontrar una ciudad hermosísima llena de lugares muy poco divulgados.
      Muchas gracias y Saludos!!!

      Eliminar
  2. Quería felicitarte por tu tarea tanto acá como en Arqueología. Vengo de hacer una recorrida por la ruta de Salamone y me topé con un comentario tuyo sobre Pellegrini que se asemeja a la experiencia vivida por nosotros (fui acompañado por mi mujer). Llegamos al edificio municipal pasadas las 13:30, estaban comenzando con las tareas de limpieza, que dicho de paso era limpiar sobre limpio, porque todo lucía impecable y se nos acercó un señor que al saber que nos interesaba la obra de Salamone se ofreció gentilmente a servirnos de guía. Soportó estoicamente las innumerables fotos de las maravillosas creaciones que atesora el edificio, nos mostró todas las riquezas, sólo dos ambientes fueron exceptuados, el del intendente, porque estaba en una reunión y el del contador, quien a través de la puerta entreabierta pudimos verlo abocado a su trabajo. Nosotros también decimos ¡Milagro en Pellegrini!

    ResponderEliminar