Páginas vistas en total

jueves, 28 de mayo de 2015

Caminando Mar del Plata, la Torre Tanque y Villa Victoria, Buenos Aires, Argentina

El viernes mapa en mano salí dispuesto a caminar, caminar hasta donde dieran las fuerzas y los horarios.
El plan consistía en tomar la Avenida Colón hasta el Museo Castagnino y desde allí a la Capilla Stella Maris y la Torre Tanque, luego según los tiempos consumidos vendrían la Catedral, el almuerzo, la tan ansiada Casa del Puente y la Residencia de Victoria Ocampo.
El primer objetivo falló, ya que el Museo abre al mediodía, así que salté al segundo casillero que resultó a medias porque están poniendo en valor la torre, así que decidí seguir camino hacia el sitio que más ansiaba conocer durante esa mañana, la descomunal Torre de Obras Sanitarias.
La construcción actual reemplaza a un depósito construído en la Loma de Stella Maris en 1911, abastecido por una bomba y molinos. En 1939 se llama a un concurso en que participan los arquitectos de la empresa de aguas. Se presentaron cinco proyectos y el ganador fue aquel que se diferenció estéticamente de los cuatro restantes, que se orientaban hacia el neocolonial.
El proyecto ganador perteneciente al Arquitecto Cornelio Lange se inscribió en la corriente pintoresquista, con una torre netamente neomedieval, que según el jurado guardaba una mayor relación con el lenguaje de los chalets ahí edificados.
La torre perteneciente a Obras Sanitarias de la Nación se inauguró el 30 de enero de 1943, con la presencia del Presidente de la Nación, Ramón Castillo. La edificación tiene una altura de 88,40 metros dentro de la cual se ubica un tanque de 500000 litros, una vivienda, oficinas y un mirador, alimentado por un ascensor y una escalera de 194 escalones. El edificio y las cisternas de 13 millones de litros ocupan media manzana y abastecen a 20000 personas estables que se transforman en 77000 durante la temporada estival.
Toda la maquinaria que se encuentra actualmente en funcionamiento es la original de 1943.
La visita a la Torre es gratuita y aconsejan no dejar de bajar por la escalera. Doy fe.











Realmente la Torre no me defraudó, ahora le debía aunque sea una visita a la Stella Maris, la misma se ubica a dos cuadras de la monumental obra neogótica. La Capilla también tiene reminiscencias de ese estilo. Su construcción comenzó en 1908, culminado las obras con su bendición en 1912.


A partir de este punto comenzó una enloquecida caminata de casi 20 kilómetros que me llevó primero a la Casa de Dardo Rocha, el fundador de la ciudad de La Plata, la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia, el restaurante La Farola en el puerto, la Casa del Puente (cerrada) y la residencia de Victoria Ocampo.
Llegué al hotel cerca de las 20:00 completamente destruído, por suerte el almuerzo había resultado ser excelente, brótola asada con papas de Balcarce al natural, rúcula e hijuelas de ajo, todo bien regado como el Señor aconseja. Así que hubo baño obligado y luego cama confortable, desgraciadamente no hubo fuerzas para la cena, mañana sería la revancha (ganada)

Casa de Dardo Rocha

A fines del Siglo XIX, Mar del Plata contaba con 6000 habitantes y ya se había consolidado como la gran villa balnearia preferida por las clases altas de la sociedad argentina. En la primavera de 1892 un grupo de damas presentó una nota ante el intendente solicitando la construcción de un templo con mayor capacidad que la Capilla Santa Cecilia. La comisión que se hizo cargo de colectar las donaciones para recolectar los fondos necesarios estaba integrada por las siguientes damas. Presidenta María Luro de Chevalier, Vice Casiana Luro de Rouaix, ambas hijas de Pedro Luro, Tesorera Josefa Uriburu de Girondo, Vocales Carolina Lagos de Pellegrini, Juana Leloir de Molina, Matilde Martínez de Peralta Ramos, Isabel Elortondo de Martínez de Hoz, como vemos todas damas patricias hijas de la generación del ochenta.
En diciembre de 1892 las damas le dirigen una carla al Gobernador de la Provincia de Buenos Aire poniendo en su conocimiento la intención de construir un tempo "digno de la sociedad católica que concurría a Mar del Plata". El 18 de enero de 1893 en el terreno donado a tales efectos por el fundador de la ciudad Don Patricio Peralta ramos se colocó la piedra fundamental del templo.
Las obras de diseño y construcción fueron proyectadas y dirigidas gratuitamente por el Arquitecto-Ingeniero Pedro Benoit, proyectista de otra joya arquitectónica, la Catedral de La Plata, hasta el año 1897, fecha de su fallecimiento.
El 12 de febrero de 1905, se bendijo la parte terminada del templo. En 1957, el Papa Pío XII, la elevó a Iglesia Catedral.


Hacia principios del Siglo XX, muchas familias patricias de la sociedad argentina construyeron en la villa balnearia de Mar del Plata suntuosas residencias con el objetivo de pasar los veranos cerca del mar a las que se trasladaban con un nutrido séquito de personal doméstico. Una de estas residencias fue mandada a construir en 1912 por Doña Francisca Ocampo de Ocampo, tía abuela de la escritora Victoria Ocampo.
La misma fue adquirida en Inglaterra a la firma Boulton & Paul Ltda. Este edificio de madera era producido por la firma proveedora de la corona para sus colonias y empresas en América del Sur, fue trasladada en barco y armada íntegramente sobre una estructura de hierro. El conjunto se completaba con otra edificación de estilo francés para ser utilizada por los caseros y otra de líneas italianas utilizada como vivienda del personal de servicio, construidas en 1913 por Manuel Ocampo padre de Victoria.


Victoria Ocampo hereda la propiedad en la década del 20 e inmediatamente se convirtió en un lugar de puertas abiertas para escritores, intelectuales y amigos. Por sus dependencias pasaron figuras como Eduardo Mallea, Adolfo Bioy Casares, Jorge Luis Borges, María Rosa Olivier, Waldo Franck, Igor Stravisnsky,  Gabriela Mistral entre otras personalidades.
Tanto Villa Victoria como Villa Ocampo su residencia en San Isidro fueron donadas por Victoria en vida a la UNESCO. Cuando ella muere el organismo internacional decide rematar la residencia veraniega con su mobiliario para poder solventar todos los gastos acumulados.
A principios de 1981 la Municipalidad de General Pueyrredón compra la casa destinándola al Centro Cultural Victoria Ocampo.



"Sólo necesito tu ayuda, tus consejos y tus artículos. Si te negas sería capaz de suicidarme moralmente"

Victoria nace el 7 de abril de 1890 en Buenos Aires en un hogar de clase alta, fue educada por institutrices francesas e inglesas, viajando a Europa desde su más tierna infancia.
Escritora y ensayista se relacionó con grandes personalidades del mundo del arte y el pensamiento, Fundó la Revista Sur en 1931 y la Editorial Sur en 1933, espacios que difundían lo más granado de las letras nacionales e internacionales. En 1936 funda la Unión de Mujeres Argentinas. Preside el Fondo Nacional de las Artes en 1958 y fue la primera mujer del país que ingresó a la Academia Argentina de Letras en 1977. Fue multipremiada por universidades e instituciones y hasta conoció la cárcel durante 25 días durante el gobierno del General Perón en 1953, jactándose siempre de su independencia y cierta rebeldía enmarcada en la modernidad como contraposición a lo conservador de la sociedad burguesa que la forjó


"El solo sujeto de que realmente puedo hablar y en nombre del cual me permito hablar con algún derecho de causa soy yo misma"


"Los hombres han hablado enormemente de -la mujer-, pero desde luego y fatalmente a través de sí mismos. A través de la gratitud o de la decepción (...). Se los puede elogiar por muchas cosas, pero nunca por una profunda imparcialidad acerca de este tema."








Sus obras más destacadas son Autobiografía, series 1 a 6 y Testimonios serie 1 a 10. Victoria Ocampo murió a las 88 años, el 27 de enero de 1979.




Final para un día muy agitado, mañana último día en MDP repetiría el ritual de la caminata pero ahora con el mar como mudo y solitario testigo.






1 comentario:

  1. Hermosísimo artículo. Valió la pena la caminata!!
    Abrazo desde Ranelagh

    ResponderEliminar