Páginas vistas en total

domingo, 7 de septiembre de 2014

General Arenales, Buenos Aires, Argentina

Pasado el mediodía ya me encontraba instalado en el Hotel Acuña de General Arenales, un viejo emprendimiento familiar que ha albergado a cuanto visitante ilustre acertó a pasar por el lugar, una corta charla con su propietario me permite armar el mapa del recorrido a futuro por lo que dispongo de unas tres horas antes de emprender el recorrido por los parajes rurales, cuatro en total. Salgo hacia la plaza, doble y muy prolija con el objetivo de conocer la iglesia y los edificios oficiales que su ubican a la vera de ellas y dentro, ya que el edificio municipal está construído sobre una.
Cuando terminé de tomar la cuarta foto de la serie a las 13:03 y me disponía a cruzar a la plaza de enfrente para recorrerla, buscando locaciones para tomar fotografías por la mañana ya que el fuerte sol de frente bajaría la calidad de las mismas, fui abordado gentilmente por un policía motorizado que luego del saludo correspondiente y sin mediar palabra me requirió los documentos. La situación me era familiar porque ya en otras dos oportunidades me había sucedido lo mismo, el agente se comunica con la base en Junín y comienza a deletrear el nombre en código fonético de nombres femeninos, así aprendí que me llamo
Rosa-Ofelia-Dorotea-Ofelia-Lucía-Francisca-Ofelia / Petrona-Alicia-Carolina-Eva, a continuación pasa el número de documento con otra clave que no pude determinar, mientras una segunda unidad policial se estacionaba junto a la moto, y bajaba un jóven policía que me manifiestó que ante una presencia desconocida era habitual el pedido de información, a lo cual lo felicité por el proceder porque nada hay mejor que la prevención.
Los minutos pasaban y la respuesta de la base en Junín se demoraba, siempre ocurre es que hay que consultar varias bases de datos, me dice el jóven, hasta que un "dejalo ir está limpio" me devolvió el alma al cuerpo porque como es lógico suponer un "error" policial no es un imposible.
Mientras el oficial motorizado me devolvía el documento desde la radio en volumen la persona en Junín le sugería
-Si querés labrale un acta por alguna infracción
-Negativo, anda a pié
-A pié y que hace
-Saca fotos
-Bueno decile que no se puede sacar fotos y retenele la máquina.
El policía jóven esgrimió una mueca de sonrisa y me refiere... está embromando, no lo tome en serio.
Vuelvo a encomiar el procedimiento preventivo, todo había sucedido en diez minutos, pero el acontecimiento influirá para que desista de seguir sacando fotos durante la calurosa tarde y vuelva al hotel, por las dudas vió, hombre libre sirve para otro viaje.
Ya en el mismo le comento lo sucedido a Don Acuña y él se recrimina por no haberme puesto en atención sobre el celoso proceder policial, sobre todo cuando funciona un boliche muy grande que convoca gente de lugares distantes que suelen provocar algún tipo de disturbio, está bien no hay mejor cosa que mantener cualquier forma de delito alejada de la comunidad, pero y el pero nunca estará ausente, que pasaría si ante tanto nombre y tanto código el receptor confunde algo y los datos corresponden con un "buscado", a partir de ahora habrá que sumar otra causa de preocupación a los consabidos accidentes viales, robos, picaduras de víboras, arañas, roedores, encuentro con pumas y extraterrestres, el "error" policial se suma a la larga fila de inconvenientes que pueden ocurrir durante un viaje.
Vuelvo al esquema tradicional y me referiré a la historia de General Arenales.
El 6 de setiembre de 1889 fue promulgada una Ley Provincial, que había presentado como proyecto el diputado José Fonrouge para crear al Norte del Río Salado y junto al límite de la Gobernación de La Pampa el Partido de General Arenales, sobre tierras que pertenecían a los Partidos de Lincoln, Rojas y Junín. Establecía sus límites y fijaba como cabecera del mismo a la Colonia El Chañar, que a partir de ese momento toma el nombre del nuevo partido. El nombre surge como homenaje al General Juan Antonio Álvarez de Arenales, español que sirvió a la causa independentista, luchando a las órdenes de los generales Belgrano y San Martín.
El proyecto fue aprobado oficialmente el 13 de agosto de 1890 y la escrituración de los terrenos donados para el asentamiento de los edificios públicos se concretó unos años más tarde ya que el donante de tierras Valentín Curuchet propuso algunas modificaciones.
En 1893 se habilita la Escuela 1, José Fonrouge, la iglesia fue puesta bajo la advocación de Nuestra Señora de la Merced, y el 14 de agosto de 1974 se eleva al rango de ciudad. Hoy su población asciende a los 4321 habitantes. La vida social y deportiva se reparte entre dos clubes, el decano Arenales Fútbol Club, fundado en 1908 y el Club Social y Deportivo Belgrano creado en 1962. Dos espacios verdes comparten la preferencia de sus habitantes El Complejo Polideportivo Municipal La Salada y la Laguna Mar Chiquita, ubicada a 15 kilómetros del ejido urbano, espejo de agua salada en donde se pesca abundante pejerrey en la época permitida.
Una particularidad de General Arenales consiste en no tener estación de tren, la misma se encuentra en el Paraje Estación Arenales ubicado a unos cinco kilómetros del centro, por ahí pasaba el ramal del BAP Saforcada-Santa Isabel y según consta tenía en sus albores tanto o más  movimiento que la cabecera del partido.
Una buena pasta por la noche, un desayuno abundante en el Acuña y unas tomas de la plaza ahora con el sol correcto cierran el capítulo dedicado a General Arenales. La charla con el dueño del hotel fue otro hecho muy sustancioso ya que al ser el único emprendimiento hotelero de la ciudad, todo aquel que tenga que alojarse por el motivo que fuese tiene que hacerlo allí, durante la noche y a la hora del desayuno me desgrana historias sobre Elisa Carrió y su habitual verborragia, Aníbal Fernández y su muy buena onda e Ignacio Copani con cierta intolerancia a la hora de comprobar que en el televisor del comedor estaba puesto el canal TN, también se hundió en recuerdos sobre sus padres, su infancia, los mercachifles, la política de antaño, los negocios, los ingenieros extranjeros que venían a instalar equipamiento a las plantas cerealeras y su descomunal asombro ante el "asado" ¡O my God!, era un sin fin de temas entrelazados que cada vez se tornaban más interesantes y que me demuestran lo bueno que es tener contacto con la memoria viva de una comunidad, esa transmisión de conocimientos basada en la oralidad, ya que no hay un registro escrito tan completo, tan solo son crónicas aisladas que se efectúan cuando se produce un suceso.
Por la tarde parto con el Amigo Mario rumbo a los pueblos y parajes rurales y el lunes tempranito tomo rumbo a Teodelina, Santa Fe para volver a casa con la certidumbre de "estar limpio", o sea en condiciones de arrojar la primera piedra.



6 comentarios:

  1. documentos web por favor!.
    firma: don nicanor el comisario blanco

    ResponderEliminar
  2. na fuera de joda muy buen blog rodolfo!. saludos de un arenalense

    ResponderEliminar
  3. Amigo, no oculto que fue un momento tenso, porque siempre el error puede ocurrir, y si ocurre probar lo contrario suele ser engorroso y hasta peligroso, pero debo decir con justicia que me parece muy acertado el proceder preventivo de la policía, sobre todo en comunidades chicas en donde es muy fácil detectar al desconocido. Ojalá existieran en todas las locaciones actitudes como éstas, siempre con el mayor profesionalismo posible para evitar cualquier tipo de error que perjudique a un inocente o beneficie a algún fuera de la ley.
    Me encantó la paz que reina en Arenales y sus pueblos rurales, me enojó un poco el tema del cierre de las escuelas, pero si no hay alumnos no se puede distraer docentes para que le enseñen al vacío.
    Gracias por el comentario y de muy buenas ganas volvería con más tiempo a recorrer ciudad y campaña.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. mi querido arenales, no lo cambio por nada!!! gracias por la nota y las fotos

    ResponderEliminar
  5. Hermosa nota. Hace apenas unos 4 años que decidi ser parte de este hermoso pueblo y mi decisión fue la mas acertada en mi vida. Ver mi hijo salir en bicicleta con sus 13 años y saber que volverá no tiene precio ni comparacion con nada del mundo. El accionar de nuestra policia muchas veces no será el mas acertado. Pero gracias a él, tengo la tranquilidad de seguir tomando mates en la vereda con amigos, con mis hijos y en familia, teniendo la certeza de que nada va a pasar... y eso señores es realmente impagable!! Saludos desde Arenales!!

    ResponderEliminar
  6. ARENALES ES MUY LINDO...GENTE AMIGABLE...PERO LA POLICIA DEJA MUCHO QUE DESEAR...CUANDO HUBO ASALTOS A DISTINTAS FAMILIAS DEL PUEBLO... JAMAS DESCUBRIERON A LOS CULPABLES...LO QUE HICIERON CONTIGO FUE PANTOMIMA...CUAN PELIGROSO PUEDE SER UNA PERSONA QUE DURANTE UNA MAÑANA SAQUE FOTOS A LA PLAZA...

    ResponderEliminar