Páginas vistas en total

lunes, 2 de enero de 2012

San Pedro Toyos, Córdoba, Argentina

"Los terrenos pantanosos, los bañados, fango que moldea historia y a la que honraban los naturales del lugar llamándolo toyo o tuyo. Tierra con nutrientes que alentaban la siembra, tierra de distancias sin límites, de elevaciones que ayudaban, desde la cima, a hurgar con la miraba en búsqueda de esas fronteras. Naturales que, desde lo alto, disfrutaban ver sus cultivos; descansaban mientras veían la gesta de su labor, naturales sorprendidos al ver al desconocido que invadía su pequeño mundo cambiándolo todo; mutando todo, definitivamente.
Alteraron vidas e historias; lo que no se atrevieron a cambiar es el nombre con que aquellos homenajearon a la tierra: Toyos. Así fue como la aguada de Toyos creció y supo dibujar parte del Camino Real que ayudó a unir la Posta del Divisadero con la de Los Algarrobos.
Conquistadores, religiosos, aventureros, militares moldearon aquella tierra de Toyos, cuidaron los polvorientos caminos donde permanentemente transitaron las mulas hacia el Alto Perú. Tierra sobre la que nació, en 1790, Manuel Isidoro Pino que lleva el triste honor de ser el primer cordobés muerto en las guerras por la Independencia. Con 20 años y en plena Batalla de Suipacha (07/11/1810) nutre con su sangre la savia de la Patria a punto de nacer". Extracto de http://www.capillasytemplos.com.ar/.
Para mi gusto el paraje y la pequeña capilla son los que se llevan el mérito de ser lo más vivencial de la zona, será porque no está restaurada, crueles rajaduras amenazan su estabilidad, humedad, un piso original de 200 años, una mujer quemando yuyos mágicos para extraer el olor a un zorrino que hizo de las suyas junto al confesionario, el interior del templo empapado de un humo viscoso que le daba un aspecto entre místico, alucinógeno y fantasmal, una charla con dicha dama que parecía sacada de una película de Wes Craven, el sol de la tarde que comenzaba a proyectar esas sombras profundas, todo se conjugó para que la experiencia Toyos se haya tornado en inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario