Páginas vistas en total

domingo, 22 de enero de 2012

Entre ánimas, mitos y negocios, actividad paranormal en el Hotel Viena, Miramar, Cordoba, Argentina

La habitación 106 tiene dos viejas camas en el centr. Está atardeciendo, la luz tenue se filtra por las rotas persianas, agrega más tensión a la escena y torna más lúgubre al Hotel Viena, o lo que queda de él.
Desde hace un tiempo, las visitas guiadas nocturnas al Viena son un imán para los turistas que llegan a esta localidad costera de la laguna Mar Chiquita y se interesan por las historias y leyendas de este lugar en el que se entremezclan un presunto pasado nazi y una serie de misterios sin develar.
Hasta aquí llegó un equipo de la TV yanqui, más precisamente del programa Ghost Hunter International, ocupando el edificio durante cinco días y tres noches, concluyendo que el lugar es uno de los que presentan mayor actividad paranormal en Sudamérica, con registros de lo que pareció ser una niña, o una jóven en la mítica 106, golpes inexplicables, y una sombra muy visible que recorrió toda la ruina de la planta baja del área de lujo (frente a la laguna), sin que pudiera ser registrada por los equipos ya que subreptíciamente se quedaron sin batería, algo casi imposible teniendo en cuaenta la calidad del material técnico que esta gente utiliza.
Patricia Zárate, la loca del Hotel Viena como le gusta autotitularse, guía, que motoriza el emprendimiento turístico y desvela a los dueños, enojados por lo que creen divulgadora de todas las patrañas para así apoderarse del coplejo y poder cobrar los 15 pesos a cada visitante?, bueno Patricia recopila vivencias sobre todo durante las recorridas nocturnas que duran desde medianoche hasta el amanecer, ahí se han detectado imágenes de una mujer que mira sentada en una cama directamente a la 106, otra mujer en la misma habitación que se supone sería la amante de Krugger, corridas, golpes en el ala de clase media, ac
tividad en la habitación 16 del ala de lujo cerrada desde 1983 cuando el agua inundó los sótanos.
A esas historias se suman las de los habitantes, que alimentan el mito, mientras otros, claro, señalan que la cosa no pasa de eso: un mito ayudado por la imagen de un hotel abandonado, con poca información cierta sobre su pasado, con desaparición y saqueo de posibles objetos de prueba y herido de muerte, le quedarían tres años más de vida en pié si nadie hace nada por salvar su estructura, todo ello hace del otrora esplendoroso Viena un sitio para hacer volar la imaginación, atando cientos de cabos sueltos para casi seguro no llegar a ninguna conclusión, total el mito ya está lanzado, nadie lo detendrá y perdurará por los siglos de los siglos.
www.cordobes.com/30dias/2010/01/museo-gran-hotel-viena-miramar-cordoba/

No hay comentarios:

Publicar un comentario