Páginas vistas en total

domingo, 9 de junio de 2013

Mañana de sol...calle con arbóles. La Plata, Buenos Aires, Argentina

El domingo amaneció con una espesa niebla que envolvió al centro platense en una atmósfera de cuento victoriano, desgraciadamente la trasnochada me impidió levantarme a las 6.00 como tenía previsto, igualmente disipado el fenómeno salimos en busca de dos sitios que siempre habían quedado pendientes, el Horno de Ctibor y el Estadio Ciudad de La Plata. El primero se encuentra alambrado dentro del predio que los descendientes de Ctibor le alquilan a una cadena de supermercados, por lo tanto las posibilidades de tomas cercanas son nulas, y el museo del ladrillo abre solo los días jueves.
De todas maneras bien vale una visita, y para mayor información dejo el enlace con la página oficial.
http://www.museodelladrillo.com.ar/horno_hoffmann.asp
El camino hacia el estadio se hace por una de las zonas que peor la pasó durante la trágica inundación y las marcas negras sobre las paredes lucen como cicatrices que se niegan a desaparecer, dos metros, ochenta centímetros, cincuenta, treinta, números de horror que permanecerán vigentes por siempre.
Lamentablemente no pude acceder al nuevo complejo deportivo ya que al no haber partido permanece cerrado por las mañanas, lástima ya que su estructura es por demás de interesante, y estaría muy bueno que las autoridades lo mantengan abierto con un buen museo sobre el rico fútbol platense por ejemplo.
Las primeras horas de la tarde trascurren en el Bosque, sitio privilegiado que los habitantes usan con cotidianidad, un buen café de despedida y a volar hacia Rosario, escala obligada hacia una nueva aventura.

2 comentarios:

  1. Tan cerca y con tantos rincones por descubrir. Como siempre, gracias por llevarnos a estos sitios a los que, probablemente, les habremos pasado por un lado, sin la mirada de una cámara "descubridora" como la tuya! Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Que la cercanía no te sorprenda, el fin de semana pasado, fue la primera vez que crucé por agua el Paraná rumbo a las islas del delta entrerriano que se ubican frente a Rosario, el mismo error de menospreciar, ignorar, relativizar aquello que tenemos al alcance de nuestra mirada.
    Abrazo!

    ResponderEliminar