Páginas vistas en total

lunes, 10 de octubre de 2011

Cielo 8, Villa Epecuén, Buenos Aires, Argentina

Creo que lo contradictorio de éste sitio lo provoca el hecho de la obvia destrucción, el desarraigo de toda la comunidad, la muerte de los muertos, el desamparo oficial, los afectos sepultados, contra la plasticidad, lo etéreo, lo casi escultórico de los árboles desnudos que pueblan la villa como mudos testigos de la historia no escrita, los árboles, los pájaros entre ellos una gran comunidad de flamencos rosados, el aroma a puerto del Pacífico, sí huele a Iquique!, todo se procesa en una gran operación matemática en donde a cada milímetro se suma o se resta generando un resultado final que dependerá del estado emocional de quien atraviese éste páramo fantástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario